-------------------------------------
¿Por qué los latinos somos considerados el tercer mundo?

¿Por qué los latinos somos considerados el tercer mundo?

- Por

Ser latino es algo que a la mayoría nos llena de orgullo. Somos amantes de nuestras «raíces» y se nos infla el pecho ante cualquier logro que se geste en nuestro país o en alguno de nuestros países hermanos. Escuchar el himno de nuestro país o ver nuestra superioridad en algún deporte nos hace sentir como el centro del mundo.

Bien sea por nuestra supuesta calidad humana superior o por cualquier otra justificación de este tipo, consideramos de cierta manera que somos mejores a las personas del resto del mundo. Pero la realidad no se corresponde con la imagen que de nosotros mismos tenemos.

Seguimos, a pesar de los esfuerzos, siendo un territorio considerado como el tercer mundo, por el alto subdesarrollo que se da en nuestros países latinos. Lo preocupante del tema es que a las personas que habitamos esta región del planeta parece no preocuparnos el asunto y nos limitamos a culpar a los pésimos gobernantes y a la mala suerte por nuestros problemas sociales.

A continuación te mostramos un listado con algunas de las razones por las que los latinos seguimos siendo el tercer mundo.

12 razones por las que latinoamérica sigue siendo el tercer mundo

1. No nos preocupamos por entender la política y seguimos eligiendo gobernantes corruptos.

No entendemos la real importancia de saber elegir a nuestros gobernantes, y nos preocupa muy poco el asunto. Al final terminamos eligiendo al candidato con la mejor foto, o aquel que nos soborne aunque sea con un dolar.

2. La participación política del pueblo en la mayoría de las votaciones escasamente alcanza la mitad de los votantes registrados.

Los latinos no asistimos a las urnas, no creemos en política y dejamos que unos pocos elijan por todos y normalmente esos pocos son los del punto uno.

3. Siempre nos quejamos de nuestros gobernantes, a pesar de que nosotros mismos los elegimos.

Nos dejamos sobornar, no asistimos a las urnas y luego nos quejamos fervientemente de nuestros gobernantes como si fueran entes autogestionados.

4. No sabemos educar a nuestros niños y jóvenes.

El peor de los males de nuestra sociedad es nuestro descuido con los que vienen tras nosotros, les pasamos nuestra ignorancia y nuestras malas costumbres y perpetuamos los males de nuestra sociedad.

5. No le damos ningún valor especial a la educación, y la consideramos un simple requisito social. 

No nos importa educarnos y cuando lo hacemos solo estamos pensando en graduarnos para un mejor trabajo, y no nos cultivamos como personas.

6. Procuramos hacer el menor esfuerzo posible.

La mediocridad es el pan de cada día en nuestros países, queremos conseguir todo de la manera más fácil posible, lo que genera grandes indices de delincuencia.

7. Nos conformamos con trabajos mediocres.

Las necesidades básicas las cubrimos con trabajos mal pagados y nos atemoriza movernos en busca de algo mejor, lo que nos lleva a quedarnos estancados en estos malos puestos.

8. Siempre protegemos a los que abusan de nosotros.

Tenemos una fuerte predilección por nuestros opresores, los consideramos mejores que nosotros y los protegemos a capa y espada.

9. Criticamos absolutamente todo.

Criticamos todo, lo malo y lo bueno, siempre pedimos mas de aquellos que hacen las cosas bien y les quitamos el valor.

10. Nos burlamos de los logros de nuestros compatriotas.

Los logros de nuestros compatriotas son objeto de burla y menosprecio. Constantemente nos burlamos de las cosas buenas que suceden en nuestros países y las consideramos insulsas y carentes de sentido.

11. Consideramos que las cosas extranjeras son mejores que las locales.

Lo extranjero parece ser mucho mejor que lo local, desde los productos, hasta las costumbres. Abandonamos nuestras raíces para abrazar las que nuestros conquistadores introdujeron.

12. Normalizamos posiciones sociales como mendigos y pordioseros.

Para nosotros es normal que en la sociedad haya pobreza, hasta el extremo de la mendicidad, justificamos nuestra moral pensando que ellos merecen su suerte, y nunca pensamos en las razones sociales de estos hechos.

No son estas las únicas razones de nuestro subdesarrollo. Hay muchas otras que convierten nuestra región latina en una región tercer mundista. Pero ningún cambio viene desde lo mayor a lo menor, siempre se deben hacer pequeños cambios para llegar a grandes logros. Analiza muy bien los factores expuestos en este articulo y comienza el cambio desde tu hogar, no hay otra forma de lograrlo. Cada uno de los latinoamericanos cuenta con tu apoyo.