Aprende los beneficios de un masaje facial y cómo hacerlo correctamente

Aprende los beneficios de un masaje facial y cómo hacerlo correctamente

- Por

Los masajes no son solo para la espalda. Estimular los músculos y la piel de tu rostro es posible con un buen masaje facial que conservará la elasticidad de tu rostro y conservar su un aspecto joven y reluciente.

En SOY CURIOSO, queremos que aprendas a cuidar cada parte de ti.

Un buen masaje facial te cambiará por completo los días y puedes hacerlo tú mismo

masaje facial

Quizás pienses que un masaje facial es por completo un lujo, pero te darás cuenta lo mucho que podrás disfrutarlo para aliviar las tensiones de tu rostro y mejorar por completo la salud y aspecto de tu cutis.

Seguramente ya tienes una rutina de cuidado para tu rostro, si no es así, deberías tenerla.

Limpias tu rostro con un jabón de PH neutro, aplicas un tónico para cerrar los poros y humectas tu rostro; estos pasos pueden variar según tus necesidades, exfoliación esporádica, mascarillas faciales, entre otros cuidados que tu piel seguramente agradecerá.

Si a esto le agregas un excelente masaje facial, que ningún producto cosmético puede conseguir, completarás por completo una rutina facial y te dará un momento de relajación para el resto del día.

Beneficios de un masaje facial

Un masaje facial mejora la circulación del rostro y reduce las arrugas. Ayuda a tonificar y aliviar la tensión de los músculos del rostro, la piel comenzará a lucir rejuvenecida y fresca.

Es un gran estimulante para el sistema circulatorio, de este modo los nutrientes y el oxígeno se transportan efectivamente por toda la piel. Tendrás un cutis brillante, sano y terso.

El masaje facial se enfoca principalmente en la cara y se extiende a la zona del cuello. Puedes realizárlo tu mismo, con ayuda de un buen aceite esencial y tus propias manos; o también acudir a un centro de estética o a un masajista profesional.

Es una buena idea aprender por primera vez de un profesional si no tienes idea de cómo hacerlo solo; un profesional sabrá como explicarte todo el proceso.

masaje facial

Cómo realizar un masaje facial tu mismo

Lo principal es encontrar los puntos de tensión de los músculos faciales, luego relajarlos aplicando presión sobre esos puntos.

La frente es una de las zonas donde se acumula mayor estrés. Es bueno masajear desde el centro hacia los lados sin apretar demasiado. Otro punto importante que debemos masajear en el rostro está entre la nariz y los lacrimales, presiona suavemente y baja por la zona inferior del párpado, para evitar las bolsas y ojeras.

El último punto inicia en el centro de la barbilla y sube hasta las orejas aplicando suaves movimientos con la yema de los dedos para que la circulación fluya por esa zona.

Aprender a realizar un masaje facial brindará relajación y una gran mejora en el aspecto, de tal modo que podrás ahorrar en cremas, aplicándolas con un masaje para que absorban mucho mejor y en menor cantidad los productos que apliques en tu piel.

masaje facial

Fuente

Antes de iniciar los pasos del masaje, tu rostro debe estar completamente limpio.

  1. Para realizar un buen masaje facial lo mejor es usar aceites esenciales, en lugar de cremas. Esto se debe a que las cremas suelen ser más grasosas y no logran el mismo resultado. Elige un aceite que sea compatible con tu tipo de piel y la del paciente y que contengan nutrientes necesarios para hidratar. Algunas opciones son: aceite de almendras, de coco, de karité, de árbol de té, entre otras.
  2. Para empezar con el masaje usa una diadema de tela o un pañuelo para apartar los cabellos del rostro y despejar la cara para recibir el masaje.
  3. Aplica unas gotas del aceite de tu preferencia en la yema de tus dedos y frota tus manos para calentarlo un poco. Luego, aplica sobre tu rostro con suaves caricias en la zona de la barbilla, las mejillas y la nariz.

  4. Ahora empieza a masajear el rostro. Para hacerlo debidamente, desliza la yema de los dedos sobre tu cara, iniciando en la barbilla y subiendo hasta la frente, debes ir empujando la piel de manera suave hacia arriba, con firmeza.
  5.  
    Luego, dar pequeños pellizcos entre las cejas con los dedos pulgar e índice. Es una zona de mucha tensión, con este movimiento se consigue relajar los músculos de la zona.
  6. Seguimos por la zona de la nariz. En esta área hay que separar las líneas de expresión con los dedos índices y empujar la punta de la nariz, sosteniendo con firmeza. Termina haciendo pequeños movimientos circulares con la yema de los dedos desde la parte superior del puente nasal hacia abajo hasta llegar a las fosas de la nariz.

  7. Continúa el masaje en la zona de los ojos aplicando presión ligeramente en la zona de las ojeras con los dedos anulares para no poner demasiada fuerza, de adentro hacia afuera. Mantén tu respiración armónica durante este paso, exhalando cada vez que ejerzas presión.
  8.  
    Al finalizar el masaje en los ojos, sigue con la mandíbula. Esta zona se masajea usando movimientos de succión, para esto usa tus dedos pulgar e índice. El sentido de los movimientos es desde el interior al exterior del rostro. Aplica la misma técnica en el cuello. Al terminar este masaje estira los músculos de tu boca, abriéndola ligeramente y moviendo hacia todos lados.
  9. Continuemos con el área entre la mandíbula y las mejillas. Realiza pellizcos rápidos y cortos en esta zona para reactivar la circulación en esta parte del rostro.

  10. Después de masajear todas las partes de la cara, finaliza con un movimiento de tecleteo. Este movimiento imita al de tocar un piano, dando pequeños y suaves golpes en el rostros con la yema de los dedos cubriendo toda su extensión.
  11.  

    Para finalizar tu masaje facial acaricia nuevamente las diferentes zonas de la cara y el cuello y ve reduciendo la fuerza e intensidad.

Tu valoración: ¿Qué te ha parecido el artículo?
Cargando...