-------------------------------------
¿Eres una buena persona? ¡Descúbrelo Aquí!

¿Eres una buena persona? ¡Descúbrelo Aquí!

- Por

¿Cuántas veces te has preguntado si eres o no una buena persona? Pues te tenemos alentadoras noticias, no importa si lo eres o no, pues ser buena persona es un estatus social otorgado por el cumplimiento estricto de las normas establecidas, lo cual en ningún sentido tiene ese contexto de virtud y espiritualidad que se le da a la pregunta sobre si se es o no una buena persona.

¿Eres una buena persona?

Aclaremos un poco lo que queremos decir:

El término persona como lo conocemos  encuentra su etimología en la palabra  Persona que proviene del latín y se refería a las mascaras usadas por los personajes teatrales de la época.  En este sentido el termino actualmente se supone que ha tenido una transformación, pero con toda convicción podemos decir que no es así, y que la única diferencia radica en que la mascara hoy en día no es física sino metafórica y que cada uno de nosotros vive una duplicidad entre quien es en realidad, y la persona que quiere proyectar.

buena persona

Fuente

Y es que como argumentamos en el primer párrafo el estatus de buena persona es directamente proporcional al nivel de cuidado que se tenga sobre las normas sociales explicitas e implicitas.  Por más tentador que parezca, esto nunca será algo bueno, pues no se tiene en cuenta el nivel de miramiento moral si no exclusivamente el social y esto resulta problemático en muchos niveles. Pero esto suena un poco turbio, tratemos de aclararlo con un ejemplo.

Alguien llega a la puerta de urgencias de un hospital. No está herida pero claramente necesita atención médica urgente. El problema es que no tiene papeles ni seguridad social, por ende el portero no la deja pasar y este ser humano no recibe la atención que necesita.

Es claro que de alguna manera el portero no actuó de una manera adecuada, pero ¿Hay algo malo en el actuar de esta persona? la respuesta es no, no se puede decir que el portero es una mala persona, pues en su papel cumplió con sus deberes sociales a cabalidad, pues sus ordenes son esas, nadie puede pasar sin documentos que lo respalden a menos que este gravemente herido.

Pero si nos vamos al plano netamente moral, el portero cometió el error de negar la atención a alguien que lo necesitaba, siendo una buena persona, y haciendo las cosas «bien», igual queda muy mal parado y deja en entredicho la empatía que siente con otros humanos y el nivel de protección que tiene hacia la vida, que en todo sentido es el fin último de cualquier pensamiento moral.

buena persona

Fuente

Es un embrollo, la dificultad consiste en lo siguiente. El portero no puede ser catalogado como alguien malo, pues este solo cumple con su papel como debe, al fin de cuentas es la persona que se espera que sea.

En este sentido el problema no debe ser nunca mirado desde la individualidad, pues la presión es demasiada y el orden social de la «civilización» es cada vez más obligante y a la vez excluyente. Esto es evidente si nos detenemos un segundo a pensar:

¿Qué características o cualidades debe tener una buena persona?

Se te ocurren un par de cosas, y entre más lo piensas más cosas se te ocurren, pero estas cosas no pueden ser infinitas. Supongamos que ya tenemos claras cuáles son las cosas que hacen una persona o una buena persona. Ahora piensa en cuántos seres humanos en el planeta cumplen con tus expectativas, ¿Son muy pocos? no te sorprendas por eso, simplemente clasificas el mundo según tus conceptos igual que lo hace cada uno de los seres humanos. Por esto es sumamente delicado calificar comportamientos como estándares sociales, es escalofriante pensar que alguien no los cumpla y en dicho caso pueda ser considerado como «no persona»

buena persona

Fuente

Entonces la sociedad nos obliga a usar mascaras para no ser excluidos de la misma y cada uno de nosotros se somete a esto con una sumisión ciega. Nos dejamos llevar por las normas sociales y olvidamos la razón moral que al fin de cuentas tendría que ser la que guíe nuestro actuar.

Por todo lo dicho anteriormente, olvídate de ese dilema entre si eres una buena persona o no, y empieza a realizar una critica racional frente al mundo que te rodea, no vaya a ser que termines siendo demasiado «buena persona» y olvides tu deber para con tus hermanos y vecinos del mundo.