-------------------------------------
8 Cosas que los hombres realmente temen. La número 2 te sorprenderá

8 Cosas que los hombres realmente temen. La número 2 te sorprenderá

- Por

Hoy hablaremos de aquellas cosas que los hombres realmente temen, si este tema te produce curiosidad y deseas entender mejor tus propios temores o los de los chicos que te importan, lee hasta el final.

En SOY CURIOSO, todos tenemos un rincón dónde sentirnos a gusto.

Sorpréndete con estas 8 cosas que los hombres realmente temen

cosas que los hombres realmente temen

Pueden dar la impresión de que son fuertes, seguros e incluso invencibles, pero en algunas ocasiones los hombres pueden tener tanto miedo como un gatito, al tratarse de algunos asuntos en particular.

De hecho, ya sean relaciones, trabajo o animales, los hombres también pueden ser francamente cobardes.

Y, aunque no decimos que tener miedo de ciertas cosas es algo malo, simplemente es humano. La verdad es que si nos parece curioso conocer las cosas que los hombres realmente temen y de esta forma, quizás, entenderlos un poco más.

1. Temor al compromiso

Cuando un chico se encuentra en una relación comprometida, ya no se trata solo de él.

Ahora tiene que ordenar su vida, incluso asegurarse de que los Frisbees que usa como platos de nachos estén bien lavados.

También significa menos tiempo para beber pretenciosa cerveza artesanal IPA de albaricoque con los chicos, y más tiempo para ser tierno con la novia que conoció en Tinder.

¿Quizás quiere ver un partido importante? pero, entonces ella quiere ver a las Kardashians.

Eso se llama compromiso, y para un chico puede ser un poco difícil asimilarlo.

Para un hombre, el compromiso representa muchas renuncias y responsabilidades: afeitarse, tener su ropa limpia y en buen estado, preocuparse por otra persona a veces incluso más que por sí mismo, matar los bichos que la asusten.

¡Todo esto los asusta y mucho! Lo bueno es que muchos logran vencer ese miedo y eligen avanzar a la siguiente etapa de la vida.

cosas que los hombres

2. Temen perder su seguridad laboral

Si eres un hombre con una esposa, dos hijos, una hipoteca y todo tipo de otras responsabilidades.

Imagina que además de esto, quizás tienes una adicción al juego, aunque insistes en que las cosas están bajo control ahora.

Todo es bastante abrumador, es comprensible sentirse ansioso en tiempos de incertidumbre financiera y económica.

Muchas veces el hecho de creer que el hombre es el único engranaje que mantiene a la familia a salvo, por medio de la provisión que trae al hogar.

Aunque es una idea errónea que muchos hombres siguen creyendo, es importante que si tú eres de los que cree esto, o si conoces un hombre que enfrente ésta situación; entender que una familia es una empresa en la que hay dos socios prioritarios, que son la pareja de padres, ellos juntos trabajan en pro del crecimiento de su familia, procurando el mayor bienestar para cada uno de sus miembros.

Las cargas son más llevaderas cuando son dos los que las enfrentan y es más sencillo solucionar cualquier problema.

Tu estabilidad laboral NO es lo más importante, tú tranquilidad y la de tu familia son lo más importante.

realmente temen

3. Temor a equivocarse en su paternidad

Al convertirse en padres, es natural que un hombre quiera lo mejor para sus hijos.

Para ellos el fracaso no es una opción, y esto puede ser realmente aterrador.

Por ejemplo, ¿qué sucede si a tus hijos les comienza a ir mal en el colegio y comienzan a reprobar? ¿Podrán ser profesionales algún día? ¿Serán adultos exitosos?

Sienten que todo esto depende de ellos y se sienten realmente aterrados de equivocarse y dañarlo todo.

paternidad

4.  Miedo a ser traicionado o utilizado

Se plantean las peores situaciones con las personas que le importan, por ejemplo:

  • Se cuestiona si su novia es demasiado buena para ser real, constantemente puede obsesionarse con el pensamiento de que su novia o esposa está con él por algún tipo de interés.
  • Desconfía de algunos socios o amigos, pensando que pueden terminan estafándolo y que no puede confiar 100% en nadie.

5. Las voces en su cabeza

El día comienza como cualquier otro día.

Entonces, de repente, las voces en la cabeza de un chico le ordenan que deje lo que está haciendo y se dirija al Burger King más cercano para comer un triple carne con muchas papas fritas y pollo, sabiendo muy bien que esto es demasiada comida para incluso el hombre más viril del mundo.

Las voces se vuelven cada vez más insistentes:

«Si, el césped realmente necesita ser cortado, ¡pero Minecraft es muy divertido!»

«Ese dinero está destinado a otra cosa, pero es martes por la tarde y ya casi no hay cerveza, así que …»

Esa voz interior no ofrece más que terribles consejos, y eso también los asusta.

comida rápida

6. Los hombres también pueden tenerle miedo a fantasmas

Aunque aparenten mucha hombría y valor, la verdad es que entre las cosas que los hombres realmente temen, también están los fantasmas.

No hay un hombre en el planeta que no se asuste o preocupe ante una supuesta amenaza fantasmal.

Aunque jamás lo quieran reconocer. Si alguna vez has estado en una situación de adrenalina, en un lugar lejano o desconocido; en medio de un apagón, mientras se escuchan ruidos extraños; créeme que los chicos estaban tan asustados cómo tú, si no es más.

No discutimos que los fantasmas sean o no reales. Pero el miedo a lo desconocido y esa descarga de adrenalina nerviosa en momentos en los que nos sentimos en peligro es algo totalmente normal en los seres humanos.

fantasmas

7. También le temen a las lechuzas

En la superficie, las lechuzas parecen lindas. Pero los hombres saben en su corazón que las lechuzas son malvadas y sin alma.

¿Alguna vez escuchaste una bandada de lechuzas silbar y balancearse cuando te acercas? Suena como legiones de fantasmas gritando desde un Gran Abismo.

Además, las lechuzas engullen ratones vivos. Eso es completamente mortal. Para empeorar las cosas, una vez terminado, vomitan los huesos. ¡Toda una barbarie!

lechuza

8. Algunos hombres le temen a las cabras

Cualquier persona que haya pasado una cantidad significativa de tiempo en una aldea de Europa del Este sabe que no se debe molestar a las cabras locales.

Si te atreves a acercarte, te fulminarán con una sola mirada de sus ojos desquiciados de cabra.

Pueden parecer inofensivas mientras mastican la hierba y las viejas latas de aluminio, pero en secreto esas astutas bestias con cara de diablo y pezuñas hendidas están conspirando para apoderarse de las comunidades locales un patio a la vez.

cabra