Épica travesura: Un niño apaga la llama de la independencia en México

Épica travesura: Un niño apaga la llama de la independencia en México

- Por

Épica travesura: Si tienes un niño, estoy segura que alguna vez a sido autor de alguna travesura épica que  recordarán por siempre. y si aún no te ha pasado, prepárate por que pronto te sucederá.

Épica travesura: Un niño apaga la llama de la independencia en México

Travesura épica

Fuente

Un acto insólito, que no acaba de sorprender a todos, tuvo lugar en el museo de la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato, México. La épica travesura quedó registrada en vídeo:

En el museo descansaban el pebetero dónde ardía la llama de la independencia desde hace 200 años, junto con otros emblemas históricos simbólicos de la primera batalla insurgente que dio origen a la Independencia de la Nación Mexicana. Al perecer dos niños se acercaron a la llama, en un descuido algo displicente departe de sus padres, uno de los niños en un solo soplido logra apagar la llama que residía encendida por más de 200 años.

Todo el mundo quedó atónito ante tal acontecimiento, las autoridades se acercaron al lugar para impedir que los niños y su familia se acercaran al pebetero que ya estaba apagado. Pero ni la policía pudo detener a ese pequeño travieso que seguía correteando por todo el lugar.

épica travesura

Fuente

Claro que ser padres no es una tarea sencilla, el desarrollo de esa pequeña personita no solo físicamente sino también en su personalidad y carácter, representan para nosotros como padres uno de los mayores desafíos de nuestra vida. Pero no por eso debemos darnos por vencidos, por el contrario, se requiere de una constante motivación y disciplina para poder ayudar en la formación de nuestros hijos de manera efectiva.

La épica travesura del pequeño diablillo no es un acontecimiento aislado que sólo le pasó a él. Existen miles de padres que han sido testigos de como el comportamiento de sus niños se va deteriorando y volviéndose indisciplinado y desobediente ante sus ojos. Es difícil saber que hacer en esas situaciones: la rabia, el cansancio, el estrés, la vergüenza, el miedo al juicio colectivo, las opiniones de la gente, todos estos atenuantes que muchas veces nos desarman a la hora de ejercer nuestro rol de padres.

Es importante recordar que somos los directos responsables del comportamiento de nuestros hijos. Ellos se convertirán en las personas que serán en el futuro a través de nosotros, y es nuestra responsabilidad dejarle al mundo mejores seres humanos y personas de bien. Literalmente el futuro está en nuestras manos.

No podemos rendirnos, dejarnos llevar de la pereza o ser displicentes con ellos. El amor también significa corregir esos comportamientos dañinos que a la larga serán más perjudiciales para nuestros hijos.

Claro que los niños son curiosos y traviesos por naturaleza, pero es importante que ellos entiendan los límites y aprendan a obedecer a las autoridades y las normas básicas de convivencia.

Una épica travesura como ésta, de magnitudes históricas no hubiera sucedido si los adultos presentes no hubieran permanecido impávidos ante las acciones del pequeño, que sin conocimiento del daño que causaría, actuó bajo su inocencia y las enseñanzas que en casa se le proporcionaron. Ejercer y ser firmes con la autoridad que tenemos como padres solamente traerá beneficios para nosotros y nuestros hijos. No subestimes la comprensión y racionalidad de tus pequeños, ellos siempre estarán listos para aprender las formas más adecuadas de comportamiento, solo hace falta dedicación y mucha perseverancia para repetir la lección de forma amorosa hasta que sea asimilada.

Procuremos con dedicación evitarnos tan malos ratos y prevenir que nuestros niños sean conocidos en todo el mundo por épicas travesuras como ésta.

Aquél pequeñín, efusivo y curioso será para siempre el niño que apago la llama de la independencia que llevaba ardiendo por 200 años, y créanme cuando les digo que la culpa no recae en el pequeño.

Aquí en SOY CURIOSO les dejamos el vídeo que detalla ésta épica travesura en un museo en México.

Fuente

¿Qué opinas? ¿Te ha pasado alguna vez algo parecido con tus hijos?

Comenta y comparte

Saludos y muchos besos.

Cargando...

Etiquetas: