------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP
Matilde Hidalgo la mujer que logró abrirse paso en una sociedad machista sin quitarse la ropa

Matilde Hidalgo la mujer que logró abrirse paso en una sociedad machista sin quitarse la ropa

- Por

Matilde Hidalgo de Procel conocida como la Dama Invencible, por la obra cinematográfica inspirada en su biografía, quien con su lucha incansable por abrir un camino a los derechos para las mujeres deja plasmada la forma irrefutable de alcanzar lo imposible.

Soy Curioso, las mujeres de gran valor.

La Gran Matilde Hidalgo quien logró abrirse paso con éxito en una sociedad absurda y machista sin quitarse la ropa.

 

Es preciso abrirse paso

entre envidia y mezquindades

y burlando tempestades

dedicarse ya a estudiar

El estudio sublimiza

enaltece y dignifica;

es la Ciencia la que indica

los medios de progresar

Con ella podrá cumplirse

misión tan noble y sagrada

y ofrecer mejor morada

a Dios, la Patria y Hogar

Matilde Hidalgo

matilde hidalgo

La física, poetisa y activista mujer de una época cruel y opresiva para los derechos femeninos convierte su trayectoria académica y laboral en un mensaje que trasforma ideales arraigados aparentemente inasequibles de derribar.

Nacida en Loja, Ecuador, el 29 de septiembre de 1889 siendo la menor de 6 hermanos sufrió la pérdida de su padre cuando era tan solo una niña y su madre, Carmen Navarro,  tuvo que trabajar como costurera para mantener a la familia.

Al finalizar sus estudios de primaria, su alma sedienta de aprender manifiesta con voracidad la intención de continuar sus estudios de secundaria, los obstáculos no se hicieron esperar y la negativa ante su petición fue contundente, pero Matilde Hidalgo contaba con el apoyo de su hermano y juntos lograron abrirse paso en este ámbito educativo.

El director del Colegio Bernardo Valdivieso, después de pensarlo durante un mes, aceptó el ingreso de la joven.

Sin embargo, muchas madres prohibieron a sus hijas relacionarse con ella, el sacerdote local le prohibió entrar en la iglesia para escuchar misa y las monjas de la Caridad le retiraron la cinta celeste de Hija de María.

Superando todas las expectativas y presiones de la sociedad, el 8 de octubre de 1913, se graduó con honores en secundaria, convirtiéndose en la primera mujer bachiller de Ecuador.

Perseverando en su formación académica, Matilde ávida de desarrollar su vocación buscó abrirse paso en una carrera netamente masculina, se doctoró en Medicina el 21 de noviembre de 1921. Fue la primera mujer ecuatoriana en conseguirlo.

Matilde contrajo matrimonio dos años después con el prestigioso abogado Fernando Procel, en el cual encontró apoyo al ser también un firme defensor de la causa feminista.

Durante la presidencia de José Luis Tamayo, Hidalgo se acercó a los entes responsables a inscribirse para las futuras votaciones, cosa que por supuesto le fue negada, sin embargo su alta comprensión  de la constitución nacional permitió responder con propiedad citando:

«Para poder ejercer el derecho al voto el único requisito es ser mayor de 21 años y saber leer y escribir«. Claramente este fragmento de la constitución no hace distinción de género para ejercer el derecho al voto.

Esto generó una petición elevada al Consejo de Estado, que decidió otorgarle el derecho tras una votación unánime. Así, Matilde Hidalgo se convirtió en la Primera mujer en ejercer el derecho al voto para las mujeres en Ecuador.

Múltiples reconocimientos adornan la vida y obra de La Primera, una mujer que nos deja como mensaje perseverar en la conquista de los derechos femeninos, los que son justos, los que buscan dar paso a una libertad limpia, consientes de la convivencia social y exponentes de la compasión por los demás.

La Primera luchó por mucho más que un título feminista, ella luchó por dejar un legado académico que inspira a millones de mujeres a conquistar su lugar en el ámbito que se proponga desde el conocimiento, la ciencia, el estudio y alejada de protestas hipócritas que tan solo reflejan el afán de justificar el libertinaje y la conductas que pasan por encima de los derechos de los demás.

Matilde logró abrirse paso con éxito en una sociedad absurda y machista sin quitarse la ropa.

“ Acostumbrada a ver en mi inocencia

lo real y comprensible

sin otra luz, ni fe, ni otra creencia

que la de Dios por todo y toda ciencia

y nada de intangible,

cual ave que huye de su jaula y tiembla

ante el espacio inmenso, yo temía

haber ido hasta allá, donde misterio

era entonces para mí cuanto veía»

Loading...