-------------------------------------
¿Por qué los hombres le temen a las mujeres empoderadas?

¿Por qué los hombres le temen a las mujeres empoderadas?

- Por

Los hombres le temen a las mujeres empoderadas: El empoderamiento femenino ha venido en crecimiento en los últimos años, aunque la equidad entre los géneros aún está «desequilibrada» en la balanza, las mujeres empoderadas han asumido lugares antes negados para el género femenino y esto toma por sorpresa a los hombres (no a todos) ¿causando temor?.

Los hombres le temen a las mujeres empoderadas ¿será cierto?

Una mujer con una personalidad fuerte, empoderada, dueña de sus decisiones y exitosa, puede infundir terror en los corazones de sus colegas masculinos sin proponérselo.

Si una mujer tiene una mente propia y se atreve a cuestionar una decisión o plantear un punto enérgicamente, instantáneamente se la etiqueta como “enemiga” ¡porque ha violado el código tradicional de conducta entre los sexos! Y así, como respuesta protectora, los hombres la etiquetan como «difícil de trabajar», «difícil de llevarse bien», «difícil de manejar» o «no dispuesta a escuchar». 

Este es el mantra global de los hombres a quienes les resulta difícil aceptar a una mujer en pie de igualdad, intelectual o profesionalmente.    

La mayoría de las mujeres profesionales se dan cuenta desde el principio de que para ser escuchadas y tomadas en serio, tendrán que adoptar un semblante algo serio y un enfoque sin sentido. 

hombres temen a las mujeres empoderadas

¿Qué es lo que los hombres temen de las mujeres fuertes?

  • En el pasado, los hombres solo tenían que competir con la mitad de la humanidad por la mayoría de los trabajos. Ahora tienen que competir con toda la humanidad.
  • Por la noche, los hombres podían relajarse, salir con amigos o seguir carreras, deportes o pasatiempos, mientras que la esposa (incluso si trabajaban fuera de casa) realizaban la mayor parte del trabajo doméstico y el cuidado de los niños. Una mujer empoderada exige la distribución de las cargas entre ambos.
  • Independientemente de nuestras habilidades personales, la sociedad valoraba automáticamente a los hombres tan solo por el hecho de ser «hombres». Algunas religiones afirmaban que los hombres estaban más cerca de Dios. Automáticamente eran los líderes más fuertes y más racionales.
  • Los hombres tenía el control en el s3xo. Ahora, los pueden meter en la cárcel por cosas que no hace mucho tiempo se consideraban sus derechos.
  • Antes, los hombres eran quienes tomaban las decisiones. Ahora tenemos que compartir el poder y la toma de decisiones.
  • Muchos hombres también temen a las mujeres empoderadas porque temen que no son «hombres de verdad». Ahora que las mujeres están afirmando su fuerza, poder, inteligencia y sexualidad, ahora que las mujeres dicen que cualquier cosa que un hombre puede hacer, ellas también pueden hacer, les quita el aire a las velas de muchos hombres. Si en el fondo antes no se sentían hombres de verdad, ahora esos sentimientos se multiplican inconscientemente.

Fuente