-------------------------------------

¡Abajo la Miss Universo! Esto es lo que significa ser una verdadera reina

¡Abajo la Miss Universo! Esto es lo que significa ser una verdadera reina

- Por

Miss Universo es un certamen de gran popularidad en diferentes partes del mundo, el objetivo es elegir a la mujer más bella del universo juzgando la belleza integral de las mujeres, y basados en criterios como el físico, la seguridad en sí mismas, la elegancia y la personalidad. Sin embargo, teniendo en cuenta las mujeres que van al certamen, creo que el concurso no es una forma de celebrar la belleza, sino una excusa más para implantar estereotipos dañinos que contribuyen a que sigamos viendo a la mujer como un objeto.

¡Abajo la Miss Universo! Esto es lo que significa ser una verdadera reina

Fuente

En principio quiero decir que el primer error que veo, es que No es «Miss Universo» o ¿Cuando han invitado a una participante de otro planeta? y el segundo, y no por eso menos importante es que creo que estas mujeres no pueden representar lo que es la belleza.

Una verdadera reina sabe que la belleza no encaja en ningún tipo de molde, que la belleza es algo que no se puede contener y que se manifiesta de formas tan diferentes y a veces hasta contradictorias, que sería injusto, además de imposible crear un concepto estático que defina lo bello.

Una verdadera reina entiende que la belleza va mucho más allá de los criterios estéticos, de las medidas erróneas implantadas por una sociedad enamorada de los empaques y que desprecia el contenido.

Fuente

La verdadera reina no necesita de la aprobación de nadie para sentirse bella, y no necesita hacer de su cuerpo un espectáculo para creerse superior a las demás, porque sabe que la opinión más importante es la que ella tiene sobre sí misma.

La verdadera reina no necesita aprender discursos creados por otros, para responder preguntas que la hagan quedar como una «intelectual de garaje» ante los ojos atónitos de un montón de descerebrados. Ella se cultiva a sí misma y busca el conocimiento porque sabe que es la manera de transformarse a sí misma y al mundo que la rodea. Porque sabe que de nada sirven las palabras, si esa inteligencia no se ve reflejada en cada uno de sus actos.

Fuente

Las reinas de carne y hueso, son todas aquellas que en lugar de pasar horas en un gimnasio tratando de engañar al paso del tiempo, que es por demás implacable, utilizan toda esa energía para cultivar su alma, y para descubrir la belleza de la que no hablan los medios de comunicación, pero que es la que en realidad vale.

Para ser una reina de verdad no es necesario tener de 18 a 23  años. La belleza es atemporal y cada etapa de nuestra vida tiene su dosis de hermosura, distinción y elegancia, belleza que no se puede congelar en el tiempo y que ilumina a las personas que se acercan a nuestra vida. Conozco reinas de diferentes edades, por ejemplo, mi hija tiene 8 meses y es una verdadera reina, y ni hablar de mi abuela que a sus 94 años luce una hermosura más fresca que la de muchas adolescentes.

Fuente

Una verdadera reina no necesita trajes de baño, tacones altos, kilos de maquillaje o vestidos de gala para verse hermosa. Ella sabe que la belleza no depende de nada externo, por que la hermosura nunca estará al alcance del dinero.

Una verdadera reina es aquella que transforma su vida en una obra de arte, alejada de prejuicios arcaicos, dejando los conceptos a un lado y celebrando la belleza oculta en cada uno de sus instantes. Es aquella que deja de competir con otras, y aprende que no hay mayor hermosura que ser auténticas, porque es en lo real en donde habita la verdadera belleza.