-------------------------------------

¿Que harías si tu vecina se te insinúa? Lee esta historia antes de acceder

¿Que harías si tu vecina se te insinúa? Lee esta historia antes de acceder

- Por

¿Qué harías si tu vecina se te insinúa?: Si en el entorno de tu vivienda tienes una vecina que te está guiñando el ojo y te demuestra que quiere algo más que sólo ser tu vecina, lee hasta el final y luego tomas tu decisión.

¿Que harías si tu vecina se te insinúa?

«Cuando tenía 19 años me mudé de la casa de mis padres y conseguí un apartamento. Estaba en un vecindario relativamente seguro, pero aún asequible. Un dormitorio, un baño. Muy modesto. Nada lujoso.

De todos modos, yo estaba en el segundo piso, encima de un anciano que no podía oír nada y debajo de una pareja de veintitantos que peleaban y gritaban todo el maldito tiempo, y cuando no estaban peleando se turnaban para hacer ruido. Pasaban de tener sexo desagradable en las primeras horas de la mañana o rodar rocas gigantes por el suelo a cualquier hora del día, bueno así se escuchaba en mi piso.

Un día, el novio se pone violento y la policía se lo lleva. La chica sigue viviendo allí, pero se acerca a mí para con cualquier pretexto y me dice ¿puedes darme tu número? ? Esto fue antes de los teléfonos móviles, así que se lo di.

Debo mencionar que tenía una novia (Sue) en este momento, y a ella no le gustaba la chica de arriba (Jen).

De todos modos, Jen me llama una noche justo antes de la medianoche.

‘¿Estás bien?’ Pregunto.

‘Sí. ¿Que estás haciendo?’

Ella pregunta. »

Para irme a la cama, tengo que estar en el trabajo a las 7.

Trabajo temprano». ‘¿Quieres venir a follarme?’ Ella dice. Muy directo.

‘Uh, tengo una novia Jen. Hablaré contigo más tarde.’

Dos horas después, me llama y me despierta. Ella está llorando.

  • ¿Por qué no crees que soy atractiva?
  • ¿Por qué no quieres follarme? Vi a tu novia y está gorda.
  • ¿Por qué no quieres follarme? Te juro que no se lo diré a nadie. Pero tienes que romper con ella. No funcionará. Ella no te ama como yo.

Tenga en cuenta que todas esas palabras salieron a la velocidad del rayo y ella estaba borracha. Ella seguía parloteando así, no pude pronunciar una palabra. Finalmente terminé colgando. 30 segundos después, está golpeando mi puerta. Decidí ignorarlo. Ella comienza a gritar. Son casi las dos de la madrugada. Ella está gritando. Llorando. Golpeando la puerta.

Hago lo único que se me ocurre: llamo a la policía. Dicen que serán 45 minutos.

Les tomó una hora, mientras tanto estuvo golpeando la puerta gritando y llorando durante toda la hora. La llevaron de regreso a su apartamento y la calmaron. Un oficial toma declaración. Él sigue preguntando ‘¿Estuvo alguna vez en este apartamento?’ y preguntas como esa. —¿En ningún momento le permitió entrar al departamento?

Ella nunca, nunca había estado dentro de mi casa. Ella le contó a la policía una historia muy diferente: que habíamos tenido intimidad, que la había echado a patadas en medio del sexo sin sus llaves ni su billetera. Le dije al policía que podía registrarlo. Miró a su alrededor durante unos 10 minutos, pareció satisfecho y luego me dio las gracias y se fue. En este punto son cerca de las cuatro de la mañana.

Llegan las 4:30 y ella me llama y me despierta, me dice llorando que la disculpe, que lamenta tanto haberse puesto así, pero que lo extraña MUCHO (supongo que a su ex). En este punto, le dije que era una mala idea que siguieramos hablando. Así que cuelgo, pues debía dormir un poco para luego ir a trabajar.

Ella parece entenderlo y cuelga.

Voy a trabajar después de dormir unas 2 horas en total. Soy un zombi todo el día. Llego a casa a las 4:30, con la intención de descansar. Sue, mi novia, iba a traer la cena después de salir del trabajo a las ocho. Tengo unas 4 horas para dormir.

Entro y me llevo tremenda sorpresa, mi apartamento está completamente impecable. Alguien entró y lo limpió. Mejor aún, aspiraron, y yo todavía ni siquiera tenía una aspiradora, también habían algunas galletas recién hechas en la mesa.

Sue debe haber salido temprano, pensé yo.

Entrando a mi dormitorio está Jen, desnuda a excepción de las medias hasta los muslos y una cinta para el pelo. Ella está acostada de espaldas, y cuando entro, tira de las rodillas hacia los hombros, me sonríe y dice: ‘Méteme tu maldita polla hasta que llore’.

Me di la vuelta y salí corriendo de mi propio apartamento, asustado como un niño. Yo creo que corrí todo el camino de vuelta a la oficina, pero yo estaba en muy mal estado. En el vestíbulo llamé de nuevo a la policía, vinieron y la arrestaron. La acusé de algunas cosas menores y esto hizo que pasara un par de noches en la cárcel porque ni sus padres o amigos la rescataron.

Igual ella regresó a su apartamento, así que le pedía a algunos de mis amigos se quedaran en mi apartamento incluída Sue, así que nunca estaba solo pues realmente me preocupaba lo que esta loca pudiera hacer.

Constantemente llamaba a la puerta y discutía con las personas que se quedaban en mi casa. Hasta «Se ofrecio a ‘Compartirme’ con Sue.

Una o dos semanas más tarde, por alguna razón la desalojan (supongo que ya estaba atrasada ​​en el pago del alquiler) y, como una forma de protesta extraña, se pinta la parte superior del torso y la cara de color rosa brillante con algún tipo de pintura corporal. y usa un top de bikini verde mientras la arrastran pateando y gritando fuera del lugar. La policía volvió al departamento y la arrestó.

Mi contrato de arrendamiento de seis meses terminó y por supuesto me mudé a unas 10 millas de aquel edificio. Un par de meses después de mudarme, alguien golpea la puerta un sábado por la tarde. ¡Es Jen!.

Ella me siguió desde mi trabajo durante la semana, luego esperó hasta que Sue se fuera y me dijo que quería disculparse. Dijo que había estado en un tratamiento y que la habían medicado y por ello había entendido que se quería disculpar. Aunque sus palabras parecían convincentes, preferí decirle que no puedía dejarla entrar y que lo mejor era que se marchara.

Pero la medicación tuvo poco efecto sobre sus nobles intenciones, pues como era habitual en ella, se volvió loca. Llamé nuevamente a la policía mientras empujaba la puerta evitando que ella entrara. Así que la llevaron arrestada.

Por un tiempo, no supe nada de ella. Meses después me mudé a tres estados de distancia y esto hizo que mi relación con Sue se deteriorara así que rompimos.

Han pasado unos tres o cuatro años, y de repente recibí una solicitud de amistad de MySpace de ella. Por obvias razones la ignoré. Luego recibo una diatriba de correos electrónicos. De largo aliento, sin puntuación. Corriente de conciencia. Claramente una redacción de una persona mentalmente enferma. Decidí ignorar estos mensajes y seguir con mi vida. Esto fue para el año 2002 y las cosas parecen marchar con normalidad hasta el 2005.

En este año, ella me envía solicitud de amistad al Facebook. Lo hice de nueso, ignoré sus mensajes y solicitudes.

En el 2006, Sue me envía un mensaje inesperado. No había hablado con ella en ocho años. Ella dice que Jen entró en su trabajo y quería información sobre mí, dónde estaba, qué estaba haciendo. La seguridad la sacó a rastras.

En el 2008, Jen encuentra el Facebook de mi hermano menor donde podía ver la información del lugar donde estudiaba. Así que hizo un viaje por carretera a través de tres estados para buscarlo en su escuela. Encontró su dormitorio y va a hablar con él. Claramente el no tiene idea de quién es ella, sin embargo ello amenazó a mi hermano y a sus dos compañeros de cuarto, él me llamó en ese momento y yo le dije que llamara a la policía, la cuál en esta ocasión no hizo nada.

Seis meses después Jen tiene un altercado en un bar, fue golpeada por la dueña del bar lo que ocasionó que perdiera dos dientes y por este motivo demandó al bar, sin embargo la dueña del bar contrademandó, lo que dió como resultado que Jen era una persona menalmente incompetente y la recluyeron en un centro de control mental

En el año 2012  Jen sale del centro de control de enfermedades mentales.

Para ese tiempo alguien me contactó por Facebook afirmando que era «Su psicólogo».

¿Le gustaría ayudarla a dejar atrás su pasado? me pregunta esa persona.

Me dice que quiere organizar un cara a cara.

Así que mi respuesta inmediata fue:

Tengo esposa, tengo un hijo. Yo digo que no, gracias.

‘Psicólogo’ se frustró mucho y me dijo que yo era persona terrible.

En el año 2013  Jen se suicidó saltando desde un acantilado en algún lugar de Arizona. Su cuerpo fue encontrado meses después del hecho e identificado por su billetera.

Parte de mí se pregunta qué hice para causar esto. Literalmente, nunca hice nada fuera de lo común ni le dije nada fuera de lo común. Yo era su vecino de abajo durante un par de meses cuando esto comenzó, y causó más de una década de fijación. La enfermedad mental es un infierno «.

Fuente