La poesía como placer fugitivo, 5 poemas de Manuela Salinas Sierra

La poesía como placer fugitivo, 5 poemas de Manuela Salinas Sierra

- Por

Manuela Salinas Sierra es una poeta colombiana que seduce con una poesía directa y contundente. Manuela es una apasiona por el arte y la cultura, es por eso que dedica la mayor parte de su tiempo a hacer arte bien sea desde la palabra o desde la música, dos maneras directas para de su ser y llegar hasta el alma de las personas.

Para saber un poco más sobre esta bella artista es preciso decir que nació en Itagüí, Antioquia. en 1993. Es pianista, cantante y poeta. Estudiante de piano de la Universidad de Antioquia y profesora de música, Ganó el primer lugar en el segundo Slam Poetry realizado en la ciudad de Medellín en 2016, y desde entonces participa en varios recitales poéticos en la ciudad.

En Gente Curiosa tuvimos el placer de hablar con Manuela Salinas Sierra de sus apreciaciones sobre la vida y la poesía. ¡Esto fue lo que nos contó!

5 poemas de Manuela Salinas Sierra

Manuela salinas sierra

1.¿En dónde habita la poesía?

Me atrevo a decir que la poesía no habita, no es una huésped que se encuentra al tocar la puerta dos o tres veces. Ella trata de formar parte de un todo descompuesto, por lo tanto ¿cómo se podría pretender hallarla como una amante que espera? Es mas bien un placer fugitivo que se esconde y a veces se juzga como karma.

ORO

Mi casa es un elefante blanco

tres pisos negros y oscuros,

donde se trafica oro en la entrada

una placa pequeña con incrustaciones de sueño.

La gente alza la cabeza sobre sus hombros

para no perder de vista las amenazas

y esconden el tesoro en sus abrigos

luego se marchan como si nadie, nada.

Tengo la mía en ese segundo nivel de amargura

colgada, mirándome aunque no la vea,

ella me mira en este vacío

construido bajo el silencio.

Estoy sentada al borde de un balcón

con los dedos dando a la calle

esperando que alguien vuelva sol,

vuelva importante,

y acabe conmigo la ausencia.

Manuela Salinas Sierra

2. ¿Para qué sirve la poesía?

Cuando nos hemos detenido a mirar el río, la belleza del agua es formada en mayor parte por aquellas líneas pesadas de las piedras, el pensamiento hecho símbolo, luego palabra, se va transformando a través de la poesía en un intento de fuga, a veces libera otras encierra. Altera el estado primitivo de las emociones para reconocerlas en un mundo que dice ser civilizado, nos vuelve torrente, arroyo o charco.

VAGUEDAD

Una tórtola duerme sola sobre la rama

al pie de una calle grande,

un ferrocarril moderno,

una silueta de árbol antigua,

un vagón lleno de ojos

humanos, encerrados.

La veo sola

me ve sola

nos miramos confidentes.

Ella tranquila

yo herida

ella vuelo

yo camino.

Manuela Salinas Sierra3. ¿La poesía se puede mezclar con las otras artes?

Es para sorprenderse siempre de la fraternidad y humildad con que ella toma de la mano a la imagen, la música, a cualquier espectro de lo vivo, alcanza a fundirse de una manera muy sutil por el color o el sonido, se convierte siempre agradecida.

Es tanta su delicadeza que no hay una línea que divida la vida misma de ella.

TACITA DE BRONCE

Desde cierta altura Medellín es naranja

una canastilla de luces titilantes

mar cóncavo lleno de noctilucas oxidadas

y hace frío, sí, algo que es buena excusa

para un abrazo

para meditar sin cerrar los ojos

para deshacerse en el vértigo.

A esa lluvia de perseidas caídas

que digo es el valle en ciertas horas

le debemos unas cuantas pasiones

atentados de besos y caricias

caminatas nocturnas.

El misterioso juego del pensamiento

en calles desoladas, esquinas redondas

en edificios viejos y olvidados

enciende las luces de la tacita de plata

que hoy parece más de bronce.

Le pertenecemos a esa divinidad indecorosa

que pretende crecer mas allá de sus siluetas

y se obliga a empinarse hasta llegar a la luna

en el horizonte donde parece que las casas tocan la estrellas.

Manuela Salinas Sierra4. ¿Con qué sueña un poeta?

Soñar a ojos abiertos o cerrados, con desvelo o esperanza. ¿Qué puede crecer en un fenómeno temporal? Soñar para alcanzar y olvidar, entender el conflicto qué hay entre la vida y la muerte. Por mi parte sé que duermo y creo ver a través de mis párpados el sueño distante o pasado que resulta querer ser siempre real.

ROJA

Quiero violentar lo que queda de la tarde

quiero desnudarme al sol y quemarme

volverme roja como una cereza

-dulce y coqueta.

Quiero violentar lo que queda de la tarde

quiero beber el sol y quemarme

volverme roja como las rosas

-delicada y vanidosa.

Quiero violentar lo que queda de la tarde

quiero besar el sol y quemarme

volverme roja como la grana

-tibia y callada.

Quiero violentar lo que queda de la tarde

quiero abrazar el sol y quemarme

volverme roja como la vergüenza

-humilde y discreta.

Manuela Salinas Sierra5. ¿Cuál es el papel del poeta en la sociedad actual?

El poeta es una herramienta de lo incorrecto, un informador organizado de la belleza del caos, un demandante de los derechos del corazón, un pretencioso revolucionario manchado de tinta con los ojos enmarcados en la disonancia social, con el papel poco prudente de salvar la pasión en medio de la guerra y alimentar el espíritu por medio de las palabras.

XXI

Por mucho que quiera ser una decepción

desplazar el enorme mito de la nostalgia

volverme humana ante un dios sin rostro

preceder la miseria entre estos huesos de polvo

no puedo,

no quiero,

no me antoja tirarme los pelos y la piel

mudar descalza con la lengua afuera

hirviendo bajo el árbol sedienta de fuego

tengo los cueros bien puestos y atados

desde el principio de la monotonía.

Aplico para el temblor de la tierra

que genera impulsos tan largos como el Andes

estoy disfrutando luchar contra el destino

agriarme a desmayos con las horas

equivocarme siendo una corriente huida

elevar callada y frondosa una incertidumbre

tengo los cueros bien puestos y atados

desde el principio de la monotonía.

Para disculpas voy de travesía sin orgullo

tratando gritando perdiéndome el futuro

siendo un ello grande y monstruoso

la imagen atrapada en el ojo de un Mayo

es mi deber estar equivocada siendo

al fin de un alma migratoria escondida

aprovechando la temible osadía de intentarlo

tengo los cueros bien puestos y atados

desde el principio de la monotonía.

Como ves, la poesía de Manuela Salinas Sierra está hecha de tantos matices como emociones. La pasión de sus letras es vibrante, y no se vuelve a ser la misma persona después de leer a Manuela.

Si te gustó lo que leíste, puedes seguir a Manuela Salinas Sierra en sus redes sociales:

Facebook: Manuela Salinas

Instagram: Manuela Salinas