-------------------------------------
El verso como portal de la locura, 5 poemas de Luis Esteban Torres

El verso como portal de la locura, 5 poemas de Luis Esteban Torres

- Por

Luis Esteban Torres es un poeta colombiano que evidencia que la poesía más que un pasatiempo es un estilo de vida. En Luis Esteban las barreras entre la palabra ordinaria y la poética se diluyen, haciendo que cada expresión este impregnada del frenesí poético de quien ve en el lenguaje su forma de dirigirse en el mundo.

En Gente Curiosa hablamos con Luis Esteban Torres, quien nos compartió algo de su poesía y de su modo de existir dentro del poema.

El verso como portal de la locura, 5 poemas de Luis Esteban Torres

Luis Esteban Torres

1. ¿Quién es Luis Esteban Torres?

¿Luis Esteban Torres? ¡Abur! Nada de fechas y sucesos vulgares. No he hecho nada en la vida, a excepción de quejarme y pedir dineros prestados. Lo único que importa es El Himno, El Poema, La Ruptura, trastocar el universo a través del Símbolo Ígneo. Otros enarbolarán sus títulos y sus estudios, eso está bien, porque de algo hay que
morirse; pero y-o, con un palo de loco y gritando: “soy un fue, y un será, y un es cansado…”, me he perdido en los desiertos, arrastrando la furia del mar en mi sombra.
¡¡¡Y sabrá Dios, a cuánto asciende mi deuda!!!!
P.S. –Esteban, hermano mío, desidia acaso?
-Quién sabe! Vamos a embrutecernos con todos los elixires de la vida, “ya no es hora de
aprender”, ya los pescadores están recogiendo sus redes primigenias…

Sobre el Puente Cal y Canto

“Yo es otro”, sentenciaba el poeta…

es decir, aquel otro que duerme bajo el puente
o aquel otro amputado en cuya sorda agonía
extiendo mis trapos y mi angustia
mis piojos, mi lepra humana, mis perros

y estas aves, y esta miseria, y este ruido
y este que escupe con asco sobre el abandono
este hondísimo palpitar en el viento
estas aguas nauseabundas, este muro desquebrajado
y la frente y el nervio y la luz rendida
que sobre él lloran fondos de azufre y sal…

Poeta

¡Yo es un INMENSO OTRO!

-Santiago, oct. 018-

Luis Esteban Torres

2.¿Cuál es el papel del poeta en la actualidad?

A parte de su bullicio, muchas veces fatuo y lleno de egotismo, el papel del Poeta siempre ha sido el mismo, porque la esencia humana en su grado más elemental es inmutable. Hace poco mi amigo Julián Solarte me hizo esta misma pregunta, acá la contestaré con una parábola: El Poeta es como un minero que se adentra en las entrañas de la tierra, se oscurece, se enferma, vuélvese loco, después sale cargado de piedras preciosas, se las entrega a los hombres y cae muerto…

Pequeño Autorretrato en carboncillo
sobre Agudo Presentimiento

I
Dos tajos oscuros
La piel tostada y terrosa
Los labios…
Un resquicio entre la blasfemia y la oración

II
¡Apiádate de mí, Mujer! / Hoguera de ausencia que te arde y que le duele al viento en una elevación a través
de la quietud.

-Lo tenue, lo suavitatorio que desde un costado pupila la extensión de la carne donde me
estoy penumbra, donde me sé descorazonado en un masticar de lutos.

Solo tú, Mujer / Acorde de la noche y de la nébula / Ensueño dulciamargo para mis perras teticaídas y
abandonadas. Solo tú que purpuras mi ración de pan y derrota e incluso el ayuno de cuando a palazos me
bendice el hambre.

Oh Mujer / Eco de beso derramado / Onda perfumada sobre mis ojos-melancolía, mordiendo mi sangre
bruja, violentando mi tomar asiento en el ombligo de la nada, olfateando las florestas, hundiéndote en la
tempestad de mi fango, lamiendo, bebiendo lo sordo de mis pilares.

¡Apiádate de mí, Mujer! / Signo-dolor de quién sabe qué incendio imposible / El campanario de tus venas, la
mística de tus terrores ya se ha fundido a mi delirio, todos tus bárbaros que como una quemadura frutecen
y despedazan el impero de la voz.

Solo tú, Barro y Espíritu Lejano / Espejismo sobre el fuego del desierto / Vástago de mi primera ruptura /
Semilla del Amor / Verde, verde, verde / Sufrir puro del mundo en asquerosas pocilgas / Arbusto de estrella
oscura quintaesenciado al nervio de dios en su tremendísimo jamás, como cuando titilan en frío las
lámparas de un solitario parque.

Solo tú… acostada, silenciosa, desnuda en un quererte que me consume, pariendo algún vértigo de mi Ser
desde tu entraña, desde tu vacío orillante / Solo tú, dos veces transparencia, dos veces atardecida, dos veces
gemido en una batalla de espejo contra espejo a la desolación, al presentimiento agudo de mi átomo

de mi baba, de mi átomo-átomo devastado!

Luis Esteban Torres

3. ¿Considera que la poesía es una forma de vida?

Más que una forma de vida, es una postura en y contra la vida, casi siempre… ¡con furia y baba!

4. ¿Qué te ha regalado la poesía?

La Poesía es La Gran Ramera de Babilonia, ella nunca regala nada, todo lo cobra, y lo cobra con ¡caros intereses! Yo he podido entrever lo absoluto en dos ocasiones: una ante el mar nocturno en Máncora y la otra en un atardecer en Genoy de los Pastos; más allá de esto, la Poesía me ha dejado pobreza y deformidad, tanto física, como anímica: ¡este es el sueldo del soñador! Pero para mí es más importante el Deber que el Querer. Si la vida nos ha dado el canto, pues cantemos hasta que se nos revienten las cuerdas del alma. Fatum fatis ego perea (que se haga el destino así yo perezca).

A los Putrefactos del Verso

Barba-Jacob, Panero, Castellanos, Claudio de Alas
acá estoy brutalmente armado de huracanes!
Yo también me bato en la putrefacción del verso
un horrible trabajador más
de los oscuros subterráneos del hombre

Yo y otros nos hundimos en las alcantarillas
como naufragio acompasado de rabia y dolor
poetarios que van y retornan con sus cánticos y sus visiones
cada vez más enfermos de vacío y miseria
prostitutos, tiranos, salvajes, aborrecibles

La raíz, colmada de espíritu, devoradora y cortante
haciendo surcos de lepra en la piel
casi hechos polvo la caricia y el beso
y las antorchas, siempre el incendio volcado
hacia los enanos chillones de la carnápula

Quién fue el que trazó el fulgor
de semejante carroña en columnas de azufre…?
Ay…! Y contemplar con esa sonrisa amarga y melancólica
todo lo irreparable que nos rehúye bajo la forma
de un niño o de dos amantes que se funden con suavidad…

Yo también soy un putrefacto del verso!

Luis Esteban Torres

4. ¿Por qué el mundo necesita la poesía?

Hay que entender la Poesía como la quintaesencia de todas las ramas del arte, entenderla como una semilla que impide la locura feroz en el hombre. Catarsis. Fuga de la sombra proterva que arde en las cámaras íntimas del mundo. Sin arte poética el hombre se volvería loco. La Poesía es el Hombre Verdadero, desnudo, desenmascarado, ínfimo y grandioso. Tanto ama el mundo al artista, que lo desprecia y lo mata con su desprecio, esto no es sino la prueba de un tremendo amor exacerbado. Desde que haya hombres, habrá Poesía, porque ambos son la misma esencia, el mismo relámpago… “El hombre ausente, la naturaleza inerte”

Un viejo teje una atarraya

Entre el eco de un río lejano
cautivo en sus ojos
y una voz poblada de guijarros
y silencios hirsutos

Entre esas cortezas obscuras y arcanas
huesudas, salobres y tutelares
-¡verticalidad molida!
¡cenizas de profeta acallado!-

Aún se halla ahí –ea–

un tenue fulgor que esculpe vida
con el martillo incandescente
de su aliento

-Barrio Pereira/Santiago de Cali

Luis Esteban Torres

5. ¿Qué es la Sociedad Perdida?

La Sociedad Perdida es un puñado de locos y enfermos por el vicio del arte. Se creó hace cuatro años por allá en Cali y hoy ya tiene militantes en diversas ciudades de Colombia y en algunos otros países. Se intenta en este Colectivo un arte subversivo, potente, desnudo. Hay poetas –qué lamentablemente nunca faltan-, ilustradores, actores, etc.

Se desarrollan publicaciones físicas y virtuales, talleres, recitales, investigaciones antológicas, se frecuentan ferias literarias y así sucesivamente…

Réquiem

Vivirá mucho si él no se ve a sí mismo”
(Respuesta de Tiresias el vidente
a Liriope, madre de Narciso)
Ovidio/Las Metamorfosis

A Daniel Yepes

…De sólo contemplar el arribo del féretro
la idea de la muerte nos arrancó la lengua
y una gelidez sin orillas
empezó a treparnos el aliento,
a corroernos la verticalidad,
a besarnos solemnemente los párpados y la vida,
y a bañarnos el silencio recogido
como con una especie de horror vapuleante.

Nada más un puñado de efímera ceniza, mi hermano,
un cúmulo de noche y fuga y dolor
arrojado con anhelo furioso
contra las tapias indecibles del vacío.

Ecos suplicaban su reverdescencia.
Palabras se desbarataban y se podrían
ante la obscura herida.
Un llanto yermo alumbrará
esta pausa honda que centellea en graves lutos…

Cuando ya no somos,
cuando el temblor del alma ha alcanzado
su derrame inmarcesible,
es que mejor sienten,
es que mejor reconocen la pureza de nuestro fuego:

¡La Incandescencia del Furor!

Oct. 06.017
12:45 am

Espero que hayas disfrutado de las letras de Luis Esteban Torres, cada palabra hace girar nuestro pensamiento y nos invita a conocer lo que late en el corazón del lenguaje.

Si te gustó lo que leíste, puedes seguirlo en Facebook: Luis Esteban Torres, o en La Sociedad Perdida, el lugar perfecto para los que estamos enfermos de poesía.