Estos son los verdaderos recuerdos que puede atesorar un viajero

Estos son los verdaderos recuerdos que puede atesorar un viajero

- Por

Hablar de los verdaderos recuerdos es muy complejo por lo que nos ha enseñado la cultura. Mucha gente cree que los mejores recuerdos que uno puede llevarse es comprar algo en el pueblo en donde se encuentra, como en una tienda de regalos, o incluso tener miles de fotos de ese momento único que jamás alcanzarás a inmortalizar con exactitud usando tu cámara.

Muchas personas me preguntan ¿Remi Vienne guardas muchos recuerdos de tus viajes? Pensando en todo lo que me han dejado mis viajes y en los verdaderos recuerdos que han marcado mi alma, me decidí a escribir este artículo.

Estos son los verdaderos recuerdos que puede atesorar un viajero

Los verdaderos recuerdos

Los verdaderos recuerdos no son fotos ni cosas queridos amigos, los verdaderos recuerdos son los momentos que vives tú cuando estás en ese sitio, en ese instante en donde te sientes pleno mirando la hermosa panorámica de un paisaje extraordinario que no verás todos los días.

Este será un recuerdo imborrable para ti, y solo podrás compartirlo con exactitud, si has estado con alguien en ese momento, bien sea un amigo, una pareja o un desconocido, que tenga la misma pasión por viajar. Estos son sin duda los mejores recuerdos, esas sensaciones que te llevas en la mente y el cuerpo, ese poder vivir un instante imborrable con alguien.

Los momentos mágicos no dependen necesariamente de la filiación que tengas con alguien, puede ser otro viajero que te cruzas en la calle o la pareja perfecta, en realidad no importa quién sea, cuando estamos abiertos a lo que la vida tiene para mostrarnos a cada momento, solo aprovechamos el instante y estaremos construyendo un bello recuerdo que endulzará tu vida.

Los verdaderos recuerdos

La verdad es que no hay lugares más grandiosos que otros. No importa el sitio, mientras estés delante de algo que ofrece nuestra madre tierra, como una catarata, un desierto, un bosque, una montaña o una playa, sentir esa conexión no tiene precio. Y más aún si podemos compartirlo con alguien, aunque los viajeros sabemos disfrutar de la soledad, la verdad sea dicha, todos sabemos que  no importa el lugar, es la compañía la que hace que un lugar se vuelva especial en un momento determinado. Un momento de comunión con la vida en compañía de la gente que nos regala el camino, vale más que 1000 fotos o un regalo de una tienda de Souvenirs cualquiera.

En este momento, en todos los lugares del mundo hay alguien viendo el paisaje que otros sueñan visitar desde hace tiempo, y lo peor, es que muchos de ellos no lo saben. Cuando veo un turista promedio que no se dedica a admirar el paisaje que tiene en frente, me da mucha tristeza ver que solo viajan por moda y visitan este lugar solo para tomar una foto y presumirla en redes sociales. Casi todos se van sin haber visto realmente el lugar en el que estaban, y se conforman con la imagen que capturó su cámara.

Los verdaderos recuerdos

Durante mis viajes no saco muchas fotos porque son solo una prueba de que estuve ahí. Sin embargo, la mayoría de esos lugares los llevo en mí tan detalladamente, que puedo sentir sus olores, recordar las diferentes tonalidades y los sonidos que dibujaban el lugar en ese momento.

Mi consejo para todos los que quieran emprender el viaje de sus sueños es que, vale la pena perder 5 minutos de su vida solo para detenerse a contemplar el maravilloso panorama que nos ofrece este planeta en cada esquina, en lugar de irnos de él solo con fotografías. Antes que una foto, mis recuerdos favoritos son los que se quedaron en mi memoria para siempre.

‌Hay que saber que el verdadero valor del recuerdo es vivir con intensidad el momento presente sin importar si estamos solos o acompañados, y tener como costumbre no fotografiarse en un lugar sin haberlo disfrutado primero.

Cargando...


Etiquetas: