La poesía como materialización del sueño: 5 Poemas de Ana María Bustamante

La poesía como materialización del sueño: 5 Poemas de Ana María Bustamante

- Por

Ana María Bustamante es una mezcla de sensibilidad, arte y belleza. Esta poeta antioqueña, nació en Medellín en 1991. Además de ser una apasionada del lenguaje, es socióloga de la Universidad de Antioquia, fotógrafa y gestora cultural.

En Ana María cohabitan la fotografía y la poesía como formas de existencia que se relacionan para configurar la visión del mundo de esta artista colombiana.

Ana María Bustamante pertenece al Colectivo Nuevas Voces. Ganadora del IX Concurso Nacional de Poesía Héctor Trejos Reyes en 2016. Ha sido invitada a diversos encuentros y recitales entre los que cabe destacar, el Primer Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes 2014, el XX Encuentro Nacional de Escritores en Filadelfia, Caldas, el 26° Festival Internacional de Poesía de Medellín año 2016, el Festival Internacional de Poesía de La Habana, Cuba, entre otros. Sus poemas han sido traducidos al inglés y al francés y publicados en medios impresos y digitales como Desorbita, Revista Prometeo, Revista Innombrable, Ecos 15 poetas antioqueños, y la Antología de Poesía colombiana Contemporánea del siglo XXI publicada en Francia por la editorial L’Oreille du Loup.

En Gente Curiosa hablamos con Ana María Bustamente sobre su relación con la poesía, la fotografía y la vida, y lo que nos dijo nos dejó embriagados de existencia.

5 Poemas de Ana María Bustamante

Ana María Bustamante

1.¿Cómo se relacionan la poesía y la fotografía?

La fotografía es mi forma de decir lo que con la escritura no puedo, lo que el lenguaje escrito no alcanza a abarcar. Mi fotografía es la materialización del sueño, la materialización de mi poesía, y es en este sentido que encuentro su relación; tanto fotografía como poesía son continuación la una de la otra, y viceversa. En ocasiones he hecho fotos de poemas, y también he escrito a partir de la imagen, creo que ambas cosas son un lenguaje que se ha ido solidificando mucho en mí, que no puedo pensar de forma separada. En general, para mí la fotografía también es poesía, es un lenguaje en otro formato, al que tú mismo le pones palabras.

Hace un tiempo me dije ¿Por qué la fotografía? Porque la poesía ha sido mi norte y he encontrado otras formas de decir las cosas sin recurrir a las palabras. Tergiversarlo todo, cambiarlo todo, ponerlo patas arriba, al revés, o en su sitio, en su centro y revolucionar también la manera en la que veo las cosas. Mis poemas y fotos son pequeñas historias y cuentos. Yo cuento mi historia a través de las historias de las personas que fotografío, es un entretejido de pequeños cuentos mágicos. “Todo lo que uno hace, habla de uno”, pues bien, yo hablo muchas voces.

Entre colinas

Me felicito por la lluvia que abre puertas

en los brazos del aire.

En vez del sol

deseo siempre el trueno

y la danza del agua,

la humedad en la cima de los árboles

como un arrecife que acaricia su relieve.

En vez del cielo azul

prefiero el gris de las nubes

como si un grito hubiera desgarrado el mundo.

Prefiero la niebla a la claridad del día

que desdibuja el contorno de todas las cosas.

Elijo el viento liberado de sombras

que cierra la herida del mundo en su pecho.

En la tormenta la voz tiene sólo un destino:

nombrar el viaje del agua

desde la nube hasta la tierra.

Sólo al llover, dios tiene conciencia

de chocar sobre el mundo:

La lluvia

somos nosotros

cayendo

hacia el cielo.

Dios somos nosotros

cayendo

en la lluvia.

Ana María Bustamante

Fotógrafo: Luis Cárdenas

2. ¿Para qué escribir poesía?

Anteriormente se creía que la poesía no tenía mucha validez, salvo en el campo del disfrute o del esparcimiento, sin embargo, creo que la poesía es algo que va mucho más allá de contextos, épocas o sentimientos de una persona. Se escribe poesía como si se eligiera un laberinto hermoso que se ama transitar. Pero es una especie de laberinto al fin y al cabo, nunca encuentras con claridad una salida, y ni siquiera sabes si deseas salir. ¿Para qué escribir poesía? para reconciliarse con ese mundo o distanciarse de él si se prefiere. Creo que en este punto muchos poetas estarían de acuerdo conmigo al decir que se escribe poesía porque no se puede hacer otra cosa, en el lenguaje está todo lo que existe, y pensarlo es bellísimo y un poco escalofriante a la vez.

El viaje

Una pasajera toca

el borde de un barco.

Va al origen de su sombra

a cerrarse con los párpados

del agua

a deshojar sus orillas

en pequeños aluviones,

a renacer, viajera

en la raíz de la lluvia

que ha creado el mar.

Ella es un pez que surca

el metal del navío,

una ola ronca

que muerde la arena

desde el origen del mundo

hasta la ciega pupila de la noche.

La pasajera cruza a bocanadas

la grieta del agua

y palpa la soledad del mar.

Ana María Bustamante

3. ¿Consideras que la sociología y la poesía se relacionan en algún punto?

Por supuesto. El poeta es un denunciante no sólo de sus propias emociones, sino también de las de toda una generación que representa con su escritura, aunque sea de forma indirecta. Alguna vez alguien me preguntó por qué no había estudiado literatura y había decidido estudiar Sociología, y esto tiene una razón muy simple que siempre he tenido clara. La Sociología es lo que quiero hacer en mi vida, y la Poesía es lo que quiero hacer en mi alma, o espíritu (si es que existen tales cosas). El poeta es un denunciante de su contexto social y plasma en su obra los elementos del mundo que conoce y las influencias que tiene en su momento histórico, y este es un tema sociológico. De hecho, mi tesis de pregrado fue sobre cómo la literatura (específicamente la poesía), propicia la subjetividad política en jóvenes, aportando una sensibilidad ética en los seres que la escriben o disfrutan leerla.

34.

En su temblor níveo

la noche abre sus puertas

con la única esperanza del fuego.

Es tarde para encender llama alguna,

tarde para evitar la batalla contra el hielo.

Olvidada la sed

hemos caído profundamente

en la blancura,

tan hondo,

como la raíz que yace.

Ana María Bustamante

4.¿Qué llegó primero a tu vida, la poesía o la fotografía?

Creo que ambas cosas se manifestaron en mi vida más o menos en la misma época, y fueron una respuesta a búsquedas que he tenido desde que recuerdo. La primera vez que escribí un poema fue a los 13 años. Yo toda la vida he tenido diario y he escrito, en esa época escribía cuentos cortos, y “cosas filosóficas” (les decía yo), además de escribir casi todos los días. Hasta que una vez, recuerdo que estaba sentada en mi cuarto, empecé a escribir algo que al final resultó ser un poema sobre el tiempo, estaba escrito en verso y todo, aunque ni siquiera era mi intención, fue como una especie de nacimiento. Cuando lo enseñé en el colegio, el profesor de español de entonces no creyó que lo había escrito yo y mis amigas tampoco, y desde ese momento hasta ahora no he dejado de escribir poesía.

Con la fotografía pasaba que yo siempre era la loca de las cámaras, me gustaba tomar fotos, poner el rollo, cambiarlo, etc. Mis padres me regalaron mi primera cámara como a los 13 o 14 años, apenas estaban saliendo las cámaras digitales y yo era de esas niñas que tomaba fotos a los paisajes, a los puentes, ¡a todo! Una vez, estando en una fiesta con unos amigos, uno de ellos dejó caer mi cámara, la pantallita se quebró y casi me muero pues no sabía cómo le iba a contar a mis padres que se me había dañado la cámara que aún estaban pagando, pero bueno, esa es otra historia que al día de hoy ya me da risa contar, afortunadamente.

Las dos cosas se manifestaron en mi vida muy temprano y casi al mismo tiempo, pues ambas han sido mi lenguaje, desde que empecé a querer plasmar mi voz.

Plenilunio

Es cierta mi esperanza:

la muerte se detendrá

con el lenguaje

y se salvarán los reinos

que en plenilunio

azotan como monstruos

la dulce cadencia de las horas.

Ana María Bustamante

5. ¿Cómo ve el mundo un fotógrafo?

Yo nunca he estudiado fotografía, y hasta ahora pienso que nunca lo haré. Sin embargo, todo lo que veo día a día es para mí una suerte de magia, supongo que de esta forma ven las cosas los niños. Me maravillan la luz, las sombras, la tristeza, la alegría. Todo me causa deleite y quiero capturarlo. Todo el tiempo veo fotos en todos los rincones, cuando veo un objeto pienso en cómo sería retratarlo y me imagino la escena entera. Hacer fotos es algo que disfruto mucho, le pongo mucho corazón, edito durante horas para lograr decir y transmitir lo que veo. El mundo está lleno de luces, sombras, matices y colores, así lo veo

El recuerdo

A esto se reduce el recuerdo:

un dolor que sube hasta el pecho

el aire que rasgará para siempre la voz

irse, estar aquí y allá.

No sé de distancias,

he perdido la noche

y cúspide de glaciares

engendran la planta de mis pies.

Cada gota de lluvia

incendia la montaña

que nos hizo.

Los que fuimos no se van nunca.

Como ves, la poesía de Ana María Bustamante es un viaje hacia el interior del lenguaje, que en el diccionario personal del alma, puede equipararse al alma.

Si te gustó lo que leíste puedes seguir a Ana María Bustamante en sus Redes Sociales para que disfrutes de su trabajo poético y fotográfico.

Facebook: Ana María Bustamante

Instagram/Fotografía: anamabuph

Instagram: anamabuc

Flickr: Annie Night

Cargando...