Estudios confirman que cuidar un bebé es más agotador que hacer ejercicio de alto rendimiento

Estudios confirman que cuidar un bebé es más agotador que hacer ejercicio de alto rendimiento

- Por

Normalmente la gente cree que cuidar un bebé es solo risas y diversión, como muestran los comerciales de pañales o cremas para recién nacidos. Sin embargo, esa aparente armonía está más lejos de la realidad de lo que todo mundo cree.

Diferentes estudios revelaron que los padres, sobre todo aquellos padres primerizos, están más agotados la mayoría del tiempo que un deportista de alto rendimiento. Las razones son múltiples, y entre ellas encontramos el aumento o disminución de algunas hormonas. Esto sumado además a las agotadoras jornadas, debido a los cuidados que requiere un bebé.

Estas son las razones por las que cuidar un bebé es más agotador que hacer ejercicio

Cuidar un bebé

1. Lactancia materna

En el caso de las madres, la lactancia no solo es algo nuevo y hermoso, sino que a la vez puede ser una experiencia traumática, dolorosa y que exige un gasto de energía adicional. Las madres lactantes bajan de peso, debido a que en el proceso de lactancia se queman calorías. Si a esto le sumamos el tener que despertarse varias veces en la noche a amamantar el bebé, es más que comprensible que se torne un poco agotador.

2. Falsas expectativas

Tanto para las madres como para los padres, el asunto de las expectativas es algo que genera mucho estrés. A veces no es tan trágico como muchos cuentan, y en el peor de los casos, es peor de lo que imaginamos. Tener un bebé es una experiencia única para cada pareja, todos los bebés son diferentes, y por ende sus ciclos de alimentación, de sueño, hábitos y temperamento son distintos. Esto hace que cualquier expectativa se aleje de la realidad. Sin embargo, todas estas ideas preconcebidas hace que los nuevos padres duden de sus capacidades, lo que aumenta los niveles de estrés y por ende llega el agotamiento.

3. Querer ser padres perfectos

Todos queremos ser padres perfectos, sin embargo científicos ingleses comprobaron que la mayoría de casos de estrés en los padres se debe a un alto nivel de presión para ser los mejores. Incluso desde el nacimiento, el pensar en la universidad de sus hijos es algo que los llena de ansiedad y nerviosismo, haciendo que no se sientan preparados para asumir todos los retos.

4. Ideas frustrantes generadas por las redes sociales

Científicos estadounidenses comprobaron que en la mayoría de los casos de depresión de los padres en los primeros meses del bebé, se deben a una idealización de la paternidad gracias a las redes sociales. Muchos de ellos sufren por no ver la maternidad tan color de rosa, como parece ser en redes sociales como Instagram.

5. Demasiadas ocupaciones

Otro de los aspectos asociados al cansancio de los nuevos padres, son la cantidad de ocupaciones que reciben de un momento a otro. Aunque el embarazo a veces es bastante trágico, el momento de la verdad llega cuando nacen los bebés y parece que el tiempo no alcanzara para nada. Cuidar un bebé es un asunto serio que exige todo nuestro esfuerzo.

6. Sentir que te estás perdiendo

La mayoría de las madres sienten que se están perdiendo a sí mismas a la hora de cuidar un bebé, pues los bebés absorben toda su energía. Es por eso, que al final del día, muchas de ellas no quieren ni que las toquen. Esta etapa hace que las mujeres se sientan lo suficientemente cansadas como para querer huir.

Lo que lees aquí es cierto, la primera fase de la maternidad es bastante agotadora, tanto porque es algo nuevo, como por todo lo que cambia en nuestra vida. Sin embargo, todo esto cambia bastante rápido y cuando menos te lo esperas estarás durmiendo nuevamente con normalidad y podrás hacer todo lo que te gusta sin tener al bebé pegado de ti todo el día.

El agotamiento de la maternidad se compensa con el amor que emana de la misma. Cuando somos padres nos sentimos invencibles y cada avance de nuestros hijos nos da la fuerza suficiente para continuar. Es por esto, que los padres somos súper héroes.