------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP ads.txt teads.tv, 15503, DIRECT, 15a9c44f6d26cbe1
Aterradoras historias de 10 asesinos en serie aún no identificados

Aterradoras historias de 10 asesinos en serie aún no identificados

- Por

Durante los años 70’s y 80’s los asesinatos en serie eran el terror de la población. Conoce las historias de estos asesinos en serie aún no identificados y que esperamos sean atrapados pronto.

En SOY CURIOSO, las historias más interesantes.

Aterradoras historias de asesinos en serie aún no identificados

asesinato

Los avances tecnológicos de la actualidad, especialmente en el ámbito de la medicina forense; han ayudado a mejorar y equipar a las agencias policiales en todo el mundo. Y aunque los recursos para atrapar temidos asesinos han mejorado, aun existe una gran cantidad de asesinos en serie aún no identificados que esperamos ver tras las rejas.

La realidad es que todavía existen asesinos en serie que aún no han sido atrapados. Quizás algunos de esta lista ya estén muertos, lo cierto es que otros podrían estar vivos.

1. Asesino en serie: Doctor No

El asesino de la prostitución de Ohio, conocido cómo «Doctor No»; fue un caso que llamó la atención de los reporteros locales después de que el cuerpo de Shirley Dean Taylor, de 23 años, fue descubierto. El cadáver se encontró detrás de una barrera de tránsito en el condado de Medina en Ohio, el hallazgo tuvo lugar el 20 de julio de 1986. Shirley fue conocida como una «niña trabajadora»; no solamente fue asesinada a golpes, también fueron robadas todas sus joyas y casi toda su ropa.

Otros asesinatos similares tuvieron lugar en Ohio durante una década. El 8 de febrero de 1987, Anna Marie Patterson, de 27 años, fue encontrada muerta junto a la interestatal 71 cerca de Cincinnati.

En esta ocasión, fue el reportero e investigador Michael Berens de The Columbus Dispatch quien noto que el asesinato de  Patterson se ajustaba a un patrón; lo que la convirtió en la sexta víctima del asesino en serie.

La autopsia del cadáver de Anna Marie, reveló que había sido brutalmente golpeada y asesinada 48 horas después de su desaparición inicial en enero del año 1987. La autopsia también reveló que el cuerpo había estado guardado en un refrigerador durante un tiempo; indicando un posible necrófilo o caníbal.

El investigador Berens también descubrió que Patterson había buscado clientes en una parada de camiones en Austintown, Ohio, un pequeña ciudad al sur de Cleveland. Varios testigos afirmaron que vieron a Patterson realizar una llamada desde un camión comercial con una insignia que decía «Doctor No». Ahí fue que comenzaron a pensar que la refrigeración del cadáver se debía a que era transportado en un remolque refrigerado y qué el asesino era «Doctor No», el conductor de aquel camión.

asesinos en serie: Doctor no, camión

Fuente

Hubo otras presuntas víctimas de «Doctor No» fueron apareciendo a lo largo de los años, todas golpeadas brutalmente y encontradas cerca de una parada de camiones o con alguna conexión con camioneros.

Otra de las posibles víctimas del asesino fue identificada en 2018 como Marcia King, una joven de 21 años originaria de Little Rock, Arkansas, ella fue encontrada usando solamente una chaqueta de cuero, el hallazgo del cadáver se realizó el 24 de abril de 1981. Golpeada hasta la muerte con un objeto contundente, sólo estuvo muerta unas horas cuando se encontró su cadáver. Berens presume que Marcia fue la primera víctima del «Doctor No».

Todo el misterio sobre el «Doctor No» sigue haciendo eco en la prensa regional en Estados Unidos. En mayo de 2017 el ex investigador Mark Duvelius dió indicaciones de que el asesino era un hombre del Medio Oriente con cabello largo y oscuro que tenía entre 25 y 40 para el momento del asesinado de Patterson.

Para este año, Samuel Legg III, de 49 años de edad, fue procesado en un tribunal de Arizona, por tres cargos de homicidio agravado, sabiendo que todos los crímenes fueron realizados en el condado de Mahoning, Ohio. Hasta el momento hay muchas pruebas, específicamente pruebas de ADN, que sugieren que Legg es responsable del asesinato de Patricia Corley, así como otros asesinatos en el noreste de Ohio. Otro argumento interesante es que Legg trabajó durante muchos años como conductor de camiones.

Aunque todavía hay dudas sobre esto, se espera que el caso finalmente se esclarezca.

2. Asesino serial: Rainbow Maniac

También conocido como el asesino de Paturis Park, el brasileño Rainbow Maniac es un asesino en serie cuyo objetivo solía ser los residentes homosexuales de Carapicuiba, una ciudad de 400.000 habitantes dentro de Sao Paulo. Se cree que este asesino es responsable de 13 muertes y posiblemente otros 3 hombres en la ciudad vecina de Osasco.

Este asesino tuvo su primer crimen sangriento el 4 de julio de 2007, la víctima fue José Cicero Henriqiue, de 32 años, dentro del Parque Paturis. Las siguientes victimas de Raindow Maniac siguen el patrón de la primera víctima: sus cuerpos casi completamente desnudos antes o después de la muerte y arrojados a la maleza; casi todas las víctimas se encontraron con sus pantalones envueltos alrededor de las rodillas y cada uno de ellos recibió un disparo proveniente de una pistola calibre 38.

asesino con un arma

Más de un año después de que comenzaran los asesinatos, un ex sargento de la policía llamado Jairo Francisco Franco fue detenido y interrogado sobre su posible participación en los asesinatos. La evidencia principal contra Franco fue un testigo ocular que afirmó haberlo visto en Paturis la noche de uno de los asesinatos. Otro testigo afirmó que Franco buscaba encuentros sexuales en el mismo parque.

A pesar de que la policía brasileña le dijo a la prensa que confiaba en que Franco era su hombre, fue liberado nuevamente al público el 23 de agosto de 2011, luego de que un jurado lo declarara inocente por una puntuación de cuatro votos contra dos.

3. Asesino en serie: Freeway Phantom

A finales de los años 60 y principios de los 70’s Washington DC estuvo pasando serios momentos criminales. Después del asesinato de Martin Luther King Jr. estallaron 4 días de disturbios en la ciudad en los que 13 personas murieron y 900 negocios resultaron con daños en su propiedad.

Para el año de 1970, los afroamericanos formaban el 71% de la población de la ciudad, mientras la población blanca continuaba disminuyendo a medida que los pobladores blancos se mudaban a los suburbios de Maryland y el norte de Virginia.

En este contexto de crisis racial y violencia; apareció el asesino Freeway Phantom; su ola de asesinatos comenzó el 21 de abril de 1971. Valerie, una joven de 24 años le pidió a su hermana Carol de 13 años, que fuera a un supermercado a comprar comestibles y refrescos. Carol nunca regreso su departamente en Cingress Heightl. Carol fue secuestrada y su cuerpo encontrado 6 días después, cerca de la carretera interestatal.

Carol había sido agredida sexualmente (específicamente sodomizada), golpeada severamente, cortada en la cara, el torso y los brazos, y fue estrangulada. Una autopsia posterior reveló que Carol había sido mantenida viva por su asesino durante varios días antes de que su cuerpo fuera descubierto.

Asesino: freeway phantom

Fuente

La siguiente víctima del asesino, Darlenia Johnson, de 16 años, que vivía en el mismo vecindario de Congress Heights que la familia Spinks, fue secuestrada el 8 de julio de 1971, mientras viajaba a su trabajo como consejera de verano en la recreación de Oxon Hill. En este caso, un testigo declaro que vio a Johnson montado en un automóvil de modelo más antiguo con un conductor negro de mayor edad. El cuerpo de Johnson se encontraría más tarde a solo 4.6 metros del lugar donde se había encontrado el cuerpo de Carol Spinks. Debido a la descomposición no se pudo determinar si Darlenia había sido agredida sexualmente, la causa de la muerte fue estrangulamiento.

La tercera víctima, Brenda Crockett, de diez años de edad, fue descubierta el 28 de julio cerca de un paso subterráneo ubicado en la autopista 50 de los EE. UU. Ella había sido estrangulada. Al igual que Carol, Brenda había sido secuestrada mientras caminaba hacia la tienda de comestibles.

Antes de que terminara ese año de 1971, el asesino tomaría dos víctimas más. Nenomoshia Yates, de 12 años de edad, fue secuestrada el 1 de octubre, y su cuerpo fue encontrado seis días después en la avenida Pennsylvania; había sido estrangulado hasta la muerte.

La víctima más antigua del asesino, Brenda Denise Woodard, de 18 años, fue secuestrada en una parada de autobús el 15 de noviembre, apuñalada varias veces y luego tirada como tanta basura cerca del Hospital del Condado de Prince George. El asesino de Woodard dejó una nota burlona cerca del cuerpo que decía: «Esto es equivalente a mi insensibilidad a las personas, especialmente a las mujeres. ¡Admitiré a los demás cuando me atrapes si puedes! «La misiva fue firmada» Free-way Phantom «.

La víctima final fue Diane Williams, una estudiante de secundaria de 17 años, que desapareció después de abordar un autobús. No solo había sido estrangulada, sino que su cuerpo fue arrojado a solo 8 kilómetros  de donde se había encontrado a Carol Spinks.

A pesar de varias acusaciones de que el Departamento de Policía Metropolitana de Washington DC no dedicó ningún recurso serio a la captura del asesino (una doble acusación, ya que también acusaba a la policía de racismo), varios sospechosos fueron interrogados en el caso. Algunos de estos sospechosos incluyen miembros de los Green Vega Rapists, una pandilla conocida por secuestrar y violar a las niñas del área de DC mientras viajaban en un Chevrolet Vega verde. Sin embargo, las coartadas fueron proporcionadas por miembros de pandillas. Dos ex policías, Edward Sullivan y Tommie Simmons, también fueron interrogados.

4. Asesino serial: El asesino del alfabeto

Igual que en el caso de «Doctor No», puede que la tecnología moderna haya identificado al asesino del alfabeto en Rochester, Nueva York.

El 20 de agosto de 2013, Joseph Naso, de 79 años de edad, fue condenado en un tribunal de California por los asesinatos de Carmen Colón, Pamela Parsons, Roxene Roggasch, Tracy Tofoya y otras dos mujeres. El tribunal del condado de Marin condenó a muerte a Naso. Naso no se mostró muy amable con esta decisión y declaró que «El veredicto fue un crimen de odio contra mí». Justo antes de hacerle la seña del dedo a todo el jurado.

Además de la conexión de Naso en Nueva York y su trabajo como fotógrafo profesional (una ocupación que hizo que Naso viajara mucho entre Nueva York y California), la otra evidencia circunstancial contra Naso incluye las similitudes entre sus víctimas de California y las víctimas de Rochester de 1971 y 1973. Al igual que las últimas víctimas en el Estado Dorado, las tres víctimas en Nueva York fueron violadas y estranguladas, además de tener dobles iniciales.

Asesinos en serie

Fuente

Carmen Colon, de diez años desapareció de su vecindario Bull’s Head el 16 de noviembre de 1971. Su cuerpo fue encontrado dos días después, yaciendo contra una roca cerca de la ciudad de Riga. La habían estrangulado y asaltado sexualmente. Diecisiete meses después, Wanda Walkowicz, de 11 años, desapareció de la avenida D en Rochester, y un día después, fue encontrada muerta en una parada de descanso en Webster, Nueva York. La última víctima, Michelle Maenza, de 11 años, fue secuestrada cerca de su hogar en Webster Crescent y luego fue encontrada dos días después en la pequeña ciudad de Macedon, Nueva York.

Además de Naso, otro hombre sospechoso de ser el asesino del alfabeto, Kenneth Bianchi, vivió y trabajó en Rochester durante el tiempo de los asesinatos. Bianchi y su primo Angelo Buono luego asesinarían a varias mujeres en Los Ángeles como los estranguladores de la ladera . El único hecho que genera dudas sobre la responsabilidad de Naso o Bianchi es el hecho de que ambos hombres fueron condenados por asesinar a mujeres adultas, no a niñas pequeñas.

5. Asesino en serie: New Bedford Highway Killer

Entre 1988 y 1989, la pequeña ciudad de New Bedford, Massachusetts, se convirtió en el hogar de uno de nuestros asesinos en serie aún no identificados.

La primera víctima encontrada fue Debra Medeiros de 29 años, encontrada el 3 de julio de 1988 en Fall River, Massachusetts, en la salida de la Ruta 140 Norte. Medeiros inicialmente había sido reportada como desaparecida por su madre, quien estaba preocupada por su hija luego de una discusión particularmente desagradable entre Debra y su novio. De Debra solamente se encontró su esqueleto.

Asesino en serie: new bedford serial killer

Fuente

Las otras víctimas del asesino fueron encontradas entre fines del otoño de 1988 y la primavera de 1989. Entre las víctimas se encontraba Robbin Rhodes, de 28 años, quien fue visto por última vez en New Bedford en marzo o abril de 1988; Rochelle Clifford Dopierala, de 28 años, quien fue vista por última vez en New Bedford en abril de 1988; Debroh Lynn McConnell, de 25 años, quien fue vista por última vez por su familia en mayo de 1988; Debra DeMello, de 35 años de edad, quien fue vista por última vez alejándose de un programa de liberación de trabajo en la prisión el 18 de junio de 1988; Nancy Paiva, de 36 años, desaparecida el 7 de julio de 1988; Dawn Mendes, de 25 años, desaparecida el 4 de septiembre de 1988; Mary Rose Santos, de 26 años, vista por última vez el 16 de julio de 1988; y  Sandra Botelho, de 24 años, vista por última vez el 11 de agosto de 1988. Todas estas víctimas eran drogadictos o prostitutas conocidas, y sus cuerpos fueron descubiertos en la Ruta 140 o cerca, la Interestatal 195 o la Ruta 88.

Durante la investigación, tres hombres fueron interrogados y entrevistados. El primero, Anthony R. DeGrazia, vivió en Lakeville, Massachusetts. DeGrazia había sido identificado por una prostituta de New Bedford, quien afirmaba que DeGrazia, que tenía una nariz claramente plana, la había asaltado en algún momento de 1988. DeGrazia más tarde sería acusada de 17 violaciones y asaltos, pero después de más de un año de encarcelamiento, DeGrazia fue liberado bajo fianza en enero de 1990. Se suicidó unos meses después.

Daniel Tavares Jr. se convirtió en un gran sospechoso años más tarde en 2015. En ese año, Tavares, quien conocía a la víctima Sandra Botelho, fue declarado culpable del asesinato en 1988 de Gayle Botelho. Tavares había matado a Gayle por una deuda de cocaína. La condena tardó mucho en llegar, ya que los restos de Gayle fueron encontrados enterrados en el patio trasero de Tavares en 2000. En ese momento, Tavares ya estaba en prisión por el asesinato en 1991 de su madre, Ann Tavares.

El sospechoso favorito de la mayoría de los escritores y criminólogos aficionados es Kenneth C. Ponte. Ponte fue acusado en 1990 por el asesinato de Rochelle Dopierala. Ponte había sido arrestado anteriormente por delitos relacionados con las drogas, así como delitos relacionados con su relación con Dopierala. Ponte también se trasladó brevemente a Florida en 1988 antes de que se descubriera a la mayoría de las víctimas. Ponte, un abogado, también encajaba en uno de los perfiles del asesino de New Bedford, que los analistas sugirieron que tenían conocimiento práctico de las técnicas de aplicación de la ley. Mientras que los cargos de 1990 contra Ponte fueron retirados, fue arrestado nuevamente en 2009 por robar en una tienda. En 2010, fue encontrado muerto en su casa de New Bedford.

6. Asesino en serie: Stoneman

Algunos creen que el Stoneman no es más que una leyenda urbana . Después de todo, Mumbai también tiene una figura parecida a un hombre de piedra. Sin embargo, en la ciudad de Calcuta, India, 13 personas fueron asesinadas durante un período de seis meses en 1989. Las 13 víctimas quedaron sin hogar, murieron alrededor de la medianoche o durante las primeras horas de la mañana, y fueron golpeadas en la cabeza con piedras pesadas.

Asesino con la piedra en mano

Fuente

Trágicamente, debido a las circunstancias de indigencia de todas las víctimas, ninguno ha sido identificado por la policía de Kolkata. Todo lo que pudieron decir durante años fue que creían que el asesino era un hombre joven con una enfermedad mental grave, posiblemente esquizofrenia paranoica . La policía en ese momento casi admitió que los asesinatos de personas sin hogar y mentalmente inestables no interesaban ni al público en general ni a muchos en el sistema judicial de la India.

7. Asesino en serie: Seven Bridges Killer

Los condados de Edgecombe y Halifax en Carolina del Norte rara vez son noticia. El único lugar al que puedes llamar una ciudad en estos condados mayormente rurales es Rocky Mount. Aquí es el lugar donde Seven Bridges Killer ha sido más activo en la caza de las jóvenes negras que son prostitutas, drogadictas o ambas cosas.

Melody Wiggins, de 29 años, fue una de las primeras víctimas que se encontraron. En 2005, el cadáver de Melody fue encontrado por un granjero cerca de Seven Bridges Road. El agricultor inicialmente pensó que había tropezado con el cadáver de un ciervo pero, para su horror, había encontrado los restos óseos de Melody, infestados de gusanos y escarabajos.

Asesinato en serie

Fuente

La siguiente que se encontró fue Nikki Thorpe, más conocida como Miss Jackie. Criada en los proyectos de Stokes Street, se sabía que la señorita Jackie trenzaba el pelo de los adictos y distribuidores locales de crack, que le pagaban con drogas y, a veces, con sexo. El cuerpo de la señorita Jackie también se encontró pudriéndose junto a Seven Bridges Road. Al igual que Melody y otra víctima, Ernestine Battle de 50 años de edad, no quedaba lo suficiente de Miss Jackie para deducir con precisión la causa de la muerte. Miss Jackie y Ernestine se conocían. Dos años después, un agricultor encontró el cuerpo de Jarniece Latonya Hargrove, de 31 años, en un área boscosa a menos de 16 kilómetros de las otras víctimas. El asesino de Seven Bridges Road es sospechoso de asesinar a Wiggins, Thorpe, Battle, Roberta Williams, de 40 años, Christine Marie Boone, de 43 años, y otros.

Antwan Pittman, uno de los sospechosos más fuertes del caso, fue condenado en 2011 por el asesinato de Tarahara Nicholson, de 28 años. El 7 de marzo de 2009, Nicholson había sido encontrada estrangulada en un trozo de bosque a 8 kilómetros de su hogar infantil. Pittman, del condado de Edgecombe, es el principal sospechoso en siete de los casos de Seven Bridges. Sin embargo, aún no ha sido acusado de ninguno de estos asesinatos.

8. Asesino en serie: Atlanta Ripper

Entre 1911 y 1912, un asesino en serie no identificado dejó los cuerpos de varias mujeres negras y de raza mixta muertas en las calles de Atlanta. Los periódicos de la zona ignoraron los asesinatos o los sensacionalizaron, llamaron al asesino «Jack the Ripper» después del infame asesino en serie de 1888 en Londres. El estadounidense «Jack the Ripper» quien más tarde se conoció simplemente como el Destripador de Atlanta. Este asesino lleva sin ser identificado por más se un siglo.

Entre el 20 de mayo y el 1 de julio de 1911, en una sucesión de siete sábados por la noche, el Destripador de Atlanta se cobró la vida de varias mujeres, casi todas de las cuales fueron descritas como atractivas y bien vestidas por los periodistas blancos de la ciudad. Ninguna de las primeras víctimas del asesino fue violada, pero todas fueron apuñaladas hasta la muerte antes de ser horriblemente mutiladas. Este último hecho destacó que los crímenes eran de naturaleza sexual.

Asesino con cuchillo

Fuente

La séptima víctima conocida del asesino, Lena Sharp, de 40 años, casi había sido decapitada por su agresor. El asesinato de Sharp proporcionó a la policía de Atlanta una de sus primeras pistas. Cuando su madre no regresó a casa, la joven hija de Sharp salió a buscarla. En el camino, ella se topó con un hombre negro bien vestido cuya personalidad la asustaba. Cuando la joven intentó huir del hombre, sacó un cuchillo y la apuñaló por la espalda.

Luego, durante un período de diez meses el asesino ataco a otras 13 mujeres deferentes. La última víctima conocida cayó el viernes 10 de mayo de 1912. Solo algunas de las víctimas del Destripador de Atlanta han sido nombradas (Lena Sharp y Belle Walker, la última de las cuales fue asesinada el 28 de mayo de 1911), mientras que los detalles concretos son alarmantes. En total, es probable que el Destripador de Atlanta haya matado a 21 mujeres.

9. El asesino en serie de Hwaseong

La cadena de asesinatos no resueltos más infames en la historia de Corea del Sur comenzó en 1986 y duró hasta 1991. En la ciudad de Hwaseong, en la provincia de Gyeonggi, diez mujeres, de edades comprendidas entre 14 y 71 años, fueron encontradas asesinadas. El caso involucró a decenas de oficiales de policía y aproximadamente 3,000 sospechosos.

La primera víctima conocida del asesino, Lee Wan-im, de 71 años, fue encontrada el 15 de septiembre de 1986 en un pastizal de vacas. Otras víctimas incluyeron a Park Hyun-sook, de 25 años de edad, Kwon Jung-bon, de 25 años de edad, Lee Kye-sook, de 23 años de edad, Hong Eun, joven de 19 años, Park Eun de 29 años de edad, Ajo de 54 años de edad, Ahn Gi-soon, Park Sang-hee de 14 años, Kim Mi-jung de 14 años, y Kwon Soon-cant de 69 años. En todos los casos, la víctima había sido violada.

Asesino en serie de Corea

Fuente

Cuando Park Sang-hee fue descubierto el 16 de septiembre de 1988, los detectives encontraron un cabello que no pertenecía a la víctima. Este folículo finalmente llevó al arresto de un hombre de 22 años llamado Yoon. Este sospechoso sería liberado el 27 de julio de 1989, debido a la falta de evidencia. Otra pieza importante de evidencia ocurrió después de la muerte de Ahn Gi-soon. Un testigo presencial vio a la mujer de 54 años de edad con un hombre desconocido la noche de su asesinato. Más tarde, se publicó un boceto compuesto, y se describió al hombre como de unos veinte años, entre 165 y 170 centímetros de altura, y con una cara ovalada que carecía de párpados dobles.

El caso del asesino en serie Hwaseong fue revivido en 2007, cuando dos mujeres desaparecieron en la ciudad. Las mujeres desaparecidas fueron identificadas como Park de 52 años y Bae de 46 años. Park era una contadora, mientras que Bae trabajaba como anfitriona en un bar de karaoke.

Ambas mujeres desaparecieron a solo 10 kilómetros de las escenas del crimen original de 1986 a 1991. Además, en 2004, también se encontró a una adolescente asesinada en Hwaseong. Ese caso tampoco se ha resuelto.

10. Asesino en serie: Volga Maniac

Uno de los peores asesinos en serie del mundo sigue siendo desconocido, incluso después de haber matado a 32 ancianas entre 2011 y 2012. Conocido como el Volga Maniac, este asesino en serie ruso atacó en varios estados, entre ellos Kazan, Nizhny Novgorod, Izhevsk, Perm, Ufa, Samara, y Ulyanovsk.

En los medios de comunicación rusos, el asesino ha sido descrito como delgado, entre las edades de 20 y 35 años, y en algún lugar alrededor de 175 centímetros de altura. Las imágenes de la cámara de seguridad de una de las escenas del crimen muestran lo que podría ser el asesino con una chaqueta oscura, una gorra tejida, zapatillas de tenis y pantalones oscuros.

Algunos medios de comunicación rusos también han descrito al asesino como de aspecto no eslavo, lo que probablemente significa que es sospechoso de pertenecer a uno de los muchos grupos minoritarios musulmanes o cristianos de Rusia del Cáucaso o Asia Central.

asesino en serie

Fuente

No hay mucho en los medios sobre este asesino en serie. Sus víctimas tienen edades comprendidas entre los 75 y los 90 años, y casi todos vivían en bloques de viviendas públicas cerca del río Volga. Se cree que el asesino era originario de Tatarstán y probablemente fue a la escuela cerca de Kazan durante el tiempo de los asesinatos.

El modus operandi del asesino lo involucró haciéndose pasar por un funcionario del gobierno ruso, probablemente los servicios sociales. Todas las víctimas del asesino fueron estranguladas y luego robadas. Sin embargo, a pesar de la frecuente aparición de robos, los investigadores rusos no creen que el dinero fuera la motivación principal del asesino.

Tomado de LISTVERSE.COM

Loading...