------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP
12 Famosas cartas de amor que te robarán 1000 suspiros

12 Famosas cartas de amor que te robarán 1000 suspiros

- Por

Aunque convivimos con una era digital exuberante, el amor siempre es protagonista, estas famosas cartas de amor te recordarán porque este es el sentimiento del que nadie puede escapar.

En SOY CURIOSO, el amor

Famosas cartas de amor que transforman todo

El amor es el sentimiento más grande de todos, si si suena cliché pero quien puede negarlo cuando inspira las más hermosas palabras sin importar las circunstancias o dureza de corazón, nadie, absolutamente nadie puede resistirse a este sentimiento, nadie puede negarle porque siempre está ahí, aunque se disfrace, se enmascare o se disimule en algún momento florece y sorprende.

Estas famosas cartas de amor escritas en el momento perfecto y las situaciones más confrontantes nos dejan largos suspiros y la sensación que aún nos falta tanto por entender un gran amor, nos llevan a explorar de que forma nos estamos enamorando y reflexionar del por qué hemos dejado a un lado la inspiración que plasma un sentir romántico y más profundo.

Aquí recopilamos algunas de las más famosas cartas de amor.

famosas cartas de amor

1. Napoleón a su amada Josefina

La historia de una amor incierto, de un hombre que no debía enamorarse, que demuestra que este sentimiento se cuela sin importar el rango, posición social o cualquiera que sea el comportamiento normal de un enamorado.

29 de diciembre  de 1795:

Despierto lleno de ti. Tu imagen y los placeres intoxicantes de anoche, no permiten que mis sentidos descansen. Dulce e incomparable Josefina, ¿de qué manera tan extraña trabajas en mi corazón?

¿Estás enojada conmigo? ¿Estás triste? ¿Estás decepcionada?

Mi alma está rota por el dolor y mi amor por ti me prohíbe el reposo. ¿Pero cómo puedo descansar cuando me rindo a la sensación que comanda mi alma, cuando bebo de tus labios y de tu corazón cual llama ardiente? […] En tres horas la volveré a ver.

Hasta entonces, miles de besos, mi dulce amor, pero no me devuelvas ninguno pues provocan que mi sangre arda como el fuego”.

17 de julio de 1796

“Desde que te dejé, he estado constantemente deprimido. Mi felicidad es estar cerca de ti.  Incesantemente revivo en mi memoria tus caricias, tus lágrimas y tus solicitudes afectuosas.

Los encantos de la incomparable Josefina encienden, continuamente, un ardor y una llama que brilla intensamente en mi corazón. ¿Cuándo, libre de toda solicitud, de toda atención de acoso, seré capaz de pasar todo mi tiempo contigo, teniéndote sólo para amarte y pensar en la felicidad de decirlo y demostrártelo?”

Hace meses pensé que te amaba, pero desde mi separación de ti siento que te amo mil veces más. Cada día desde que te conocí, te he adorado más y más.
famosas cartas de amor
famosas cartas de amor

2. Richard Burton a Elizabeth Taylor un amor furioso

Cuando Richard Burton vio por primera vez a Elizabeth Taylor, de 21 años de edad, vestida en bikini, estaba tan asombrado que casi rio a carcajadas.

“Una niña sentada al otro lado de la piscina bajó su libro, se quitó las gafas de sol y me miró”, recuerda poéticamente Burton, entonces de 28 años, en su diario.

“Ella era lujosa. Ella era una generosidad oscura e inflexible. Ella era, en cierto modo, demasiado sangrienta, y no solo porque me estaba ignorando «.

Terminó su oda a la sirena de la pantalla de ojos violetas con:

«Sus pechos eran apocalípticos, derribarían imperios».

Me parece a mí, a mí mismo, que ningún hombre fue antes para ninguna mujer lo que tú eres para mí; la plenitud debe ser proporcional, ya sabes, a la vacante … y solo yo sé lo que había detrás: el largo desierto sin la rosa en flor … y la capacidad de felicidad, como un negro agujero, ante esta inundación plateada.

¿Es maravilloso que yo permanezca como en un sueño y no crea, no en ti, sino en mi propio destino? ¿Alguna vez alguien fue sacado de repente de un calabozo sin lámparas y colocado en el pináculo de una montaña, sin que la cabeza se volviera y el corazón se desmayara, como el mío? ¿Y me amas más, dices? …. ¿Cómo podré probarte lo que es mi corazón para ti? ¿Cómo lo verás como lo siento yo?

Aunque todavía en la cama, mis pensamientos están contigo, mi Amado Inmortal, Tranquilízate, ámame, hoy, ayer, qué lágrimas anhelos por ti, tú, tú, mi vida, mi todo, adiós.
famosas cartas de amor

4. Winston Churchill a Clementine Churchill

“Mi querida Clemmie, en tu carta de Madrás escribiste unas palabras muy queridas para mí, sobre haber enriquecido tu vida. No puedo decirte el placer que me dio esto, porque siempre me siento abrumadoramente en deuda contigo, si puede haber cuentas en el amor … Lo que ha sido para mí vivir todos estos años en tu corazón y compañerismo, ninguna frase puede transmitir ”.

5. Oscar Wilde

“Mi niño,

Tu soneto es encantador, y es una maravilla que esos labios tuyos, rojos como pétalos de rosa, estén hechos tanto para la locura de la música y las canciones como para la locura de besar.

Tu delgada alma dorada camina en el medio de la pasión y la poesía.

Sé que Jacinto, a quien Apolo amaba con tanta locura, era tú en los tiempos de Grecia. ¿Por qué estás solo en Londres, y cuándo vas a Salisbury? Ve allá a enfriar tus manos en el Crepúsculo gris de las cosas góticas, y ven aquí cuando quieras. Es un lugar encantador en el que solo faltas tú; pero ve a Salisbury primero.

Siempre, con imperecedero amor, tuyo”.

6. Johnny Cash a su esposa June

Nos hacemos viejos y nos acostumbramos.
Pensamos parecido. Leemos las mentes de los demás.
Sabemos lo que quiere el otro sin preguntar.
A veces nos irritamos un poco.
Tal vez a veces se dan por sentado, pero de vez en cuando, como hoy, medito en ello y me doy cuenta de la suerte que tengo de compartir mi vida con la mujer más grande que he conocido.
Todavía me fascinas e inspiras. 
Me influyes para mejor. 
Eres el objeto de mi deseo, la razón terrenal # 1 de mi existencia. 
Te quiero muchísimo.
famosas cartas de amor

9. Frederick Wentworth a Anne Elliot (de Persuasion )

¡Cómo amé antes de conocerte, antes de poseer tu afecto! Considero tu amor como algo que debe soportar cuando todo lo que puede perecer haya perecido, aunque mi confianza a veces se mezcla con miedo, porque me siento indigno de tu amor. Pero si soy digno de ello, siempre me amarás; y si hay algo bueno y puro en mí, será probado por mi siempre amándote.

10. Carta de Pablo Neruda a Matilde Urrutia

Amor mío, vida mía, es tarde aún, tu única carta en el bolsillo, no quiero romperla, la leo en los momentos más curiosos.

Pero aunque tu corazón sea injusto quiero que funcione tu chasca. No debo escribirte desde aquí. Por eso solo cuando alguien viaja va mi carta.

Pero esto sucede a lo lejos. Ahora por ejemplo y aunque la pieza está llena de gente y yo no he comido aun a esta hora de la noche, y estoy enfermo de cansancio te escribo no para consolarte sino para aprovechar el minuto que esperé por días y días.

Yo confío en ti, y aunque no tenga sino tu silencio qué me importa, no por eso me iré de gira por el Perú, sé que eres mía y que soy tuyo y las cartas y las noticias sobran, nuestro amor llena todo, y cada cosa te hablará de mí a toda hora,y todo me trae noticias tuyas.
Te quiero mi amor, no seas perra, espérame
Tu Tuyo
Pasaremos juntos el 1° de año.

11. Carta de Juan Rulfo a Clara Aparicio

Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye.
Se oye como si despertáramos de un sueño en el alba.
Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas del agua.
Clara: corazón, rosa, amor…
Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña.
Es una cosa que nos mira y se va, como se va la sangre de una herida; como se va la muerte de la vida.
Y la vida se llena con tu nombre: Clara, claridad esclarecida.
Yo pondría mi corazón entre tus manos sin que él se rebelara.
No tendría ni así de miedo, porque sabría quién lo tomaba.
Y un corazón que sabe y que presiente cuál es la mano amiga, manejada por otro corazón, no teme nada.
¿Y qué mejor amparo tendría él, que esas tus manos, Clara?
He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche iluminada.
Lo han aprendido ya el árbol y la tarde… y el viento lo ha llevado hasta los montes y lo ha puesto en las espigas de los trigales. Y lo murmura el río…
Clara:
Hoy he sembrado un hueso de durazno en tu nombre.

12. Cartas de John Keats a Fanny Brawne

Mi amor me ha vuelto egoísta. No puedo existir sin ti, me olvido de todo, pero volverte a ver, mi vida parece detenerse allí, no veo más. Me has absorbido.
Tengo la sensación en el momento presente como si me estuviera disolviendo; me sentiría exquisitamente miserable sin la esperanza de verte pronto.
Tendría miedo de separarme lejos de ti … Sería mártir por mi Religión – El amor es mi religión – Podría morir por eso – Podría morir por ti. Mi Credo es Amor y tú eres su único principio – Me has arrebatado por un Poder que no puedo resistir.
Ninguna palabra escrita puede expresar adecuadamente nuestro profundo y profundo amor. Sabemos lo genial que eres y nosotros, los niños y papá, intentaremos ser tan fuertes como tú. Nuestra fe en ti y en Dios nos sostendrá. Nuestro amor total por ti es eterno. Estaremos a tu lado con nuestro amor por una mamá maravillosa.
famosas cartas de amor

13. Juliette Drouet a Victor Hugo

En mi sombra jamás había brillado tanta luz
Y soñé largo tiempo, contemplando uno a uno,
Tras el oscuro abismo que la ola me ocultaba,
El otro abismo sin fondo que se abría en mi alma.
Y me pregunté por qué estamos aquí
Cuál es al fin y al cabo el sentido de todo esto

Víctor Hugo, Las hojas de otoño

Comparte estas lindísimas famosas cartas de amor.

Loading...