-------------------------------------
Equipaje con sobrepeso, la pesadilla para el bolsillo de miles de viajeros

Equipaje con sobrepeso, la pesadilla para el bolsillo de miles de viajeros

- Por

Este es el caso que exhibe la familia Irvine en Twitter que muestra como cada día miles o mas bien millones de pasajeros, que llevan equipaje con sobrepeso, enfrentan en los aeropuertos en el mundo.

En SOY CURIOSO, estamos contigo

Equipaje son sobrepeso, la situación diaria en los aeropuertos

Que incómodo llegar al mostrador de la aerolínea para revisar el equipaje y que te digan que tu equipaje tiene un pequeño sobrepeso d cinco libras, el o la funcionaria te observa y te dice que, además de cancelar la tarifa del equipaje debes pagar una multa por sobrepeso.

Pues esto le sucedió a la familia Irvine, de Escocia y el vídeo se reproduce en twitter continuamente.

Hombre en aeropuerto

Esto hizo este padre para no pagar por sobrepeso de su equipaje

De ninguna manera, dijo un hombre que viajaba en EasyJet.

Se le dijo a John Irvine que su equipaje tenía un sobrepeso de ocho kilogramos (aproximadamente 17 libras) cuando se registró para su vuelo, lo que exigía una tarifa. Irvine, de Escocia, decidió lo contrario.

Abrió la maleta y se puso 17 libras de ropa, unas 15 camisas en total en un día en que el clima era de 30 grados Celsius, a unos 86 grados Fahrenheit.

La familia Irvine viajaba desde Niza, Francia, a Edimburgo, Escocia, cuando su hijo Josh filmó a su padre amontonando la ropa y la publicó en Twitter diciendo que su padre estaba «sudando».

maleta en el aeropuerto

«Regresábamos a casa en Bearsden, Glasgow desde Francia el sábado por la noche y nunca pensamos que podríamos superar el límite de peso en ocho kilos», dijo a Metro.co.uk, su hija de 17 años . 

«No quería pagar los cargos de EasyJet.»

«Lassie en el mostrador nos preguntó si queríamos pagar extra, pero mi papá solo la miró y dijo ‘Hen, mira esto’, abrió la maleta y rápidamente lanzó unos 15 saltadores para ayudar a reducir el peso».

Josh Irvine dijo que le dolían las costillas de tanto reirse, y que solo mejoró.

Una vez que su padre se puso toda la ropa una sobre otra, sus problemas en el mostrador terminaron, pero los problemas con la seguridad del aeropuerto apenas estaban comenzando.

«Ellos pensaron que estaba tratando de contrabandear algo debajo de toda su ropa»

dijo Josh.

 «Afortunadamente solo bastó esperar un poco para lograrlo».

Fuente del artículo