Según las culturas ancestrales ver el amanecer es el remedio para ser feliz

Según las culturas ancestrales ver el amanecer es el remedio para ser feliz

- Por

Ver el amanecer no solo es una de las cosas más bellas que hay, sino que además según las culturas ancestrales y la misma ciencia, puede ser lo que estás buscando para mejorar tu salud y ser feliz.

Si estás buscando un hábito que pueda traerte múltiples beneficios, ver el amanecer puede cambiar tu vida desde muchos aspectos, y los resultados son sorprendentes.

Estas son las razones por las que te recomiendo ver el amanecer

Ver el amanecer

Los antiguos decían “Al que madruga Dios le ayuda” Este adagio popular tiene mucha sabiduría desde muchos sentidos. En principio, cuando madrugamos nuestro organismo funciona mejor, tenemos mayores niveles de energía y nuestro metabolismo funciona más rápido. Además, si empezamos el día más rápido lo más probable es que nos rinda más el tiempo para realizar nuestras actividades cotidianas.

Una de las ventajas más importantes, es que en la mañana nuestros niveles de concentración son óptimos. El silencio y el clima benefician por mucho nuestra capacidad intelectual, y por ende seremos mucho más eficientes en nuestras tareas.

Todo esto suena muy bien, pero los beneficios de ver el amanecer van mucho más allá.

Ver el amanecer para ponerme en sintonía con la vida

Ver el amanecer

Como mencionaba anteriormente, ver el amanecer es una experiencia estética única. Observar al astro rey salir de entre la majestuosa montaña, las praderas o el mar, constituye un espectáculo incomparable. Incluso, quienes vivimos en la ciudad, sabemos que ver el sol en la mañana delineando de tonos cálidos el paisaje, no tiene precio. Las experiencias estéticas, están ligadas al arte y a nuestra capacidad de sensibilizarnos, por eso ver el amanecer logra equilibrar nuestras emociones y conectarnos con el curso natural de la vida. Este simple acto, de acuerdo a muchas culturas ancestrales, es la clave de la felicidad, pues los rayos del sol crean efectos de amor y armonía en tu alma.

Cuando digo ver el amanecer, no me refiero solo a que lo veas de paso. La idea es que te levantes temprano y te regales un momento a ti mismo. Puedes destinar media hora, quince o diez minutos, según tu capacidad de tiempo. Crea tu ritual personal, sirve un café y siéntate frente a la luz del día que emerge. En este tiempo puedes meditar, organizar tus pensamientos y emociones, enfocarte en el presente, y sobre todo agradecer por el regalo que tienes ante ti. Es el sol diciéndote, que aunque nazca todos los días, siempre hay una nueva oportunidad. Todo esto te ayudará a empezar un día más sosegado, tranquilo y conectado, así que, tus niveles de ansiedad y estrés disminuirán haciendo que te sientas mucho mejor.

Adicional a lo anterior, recibir la primera luz del sol nos ayuda a estar más saludables, a tener nuestra piel más bella y mejora en gran medida nuestra capacidad intelectual.

No es en vano que muchas corrientes espirituales recomienden levantarse al amanecer, esto hace que podamos acompasarnos más fácilmente al flujo natural de la vida. El solo hecho de ver el amanecer y dejar que el sol nos irradie con la luz nueva, es un símbolo de purificación, sanación y vida.

Así que, si todavía no eres de los que se levantan a ver el amanecer, estás a tiempo. Ese puede ser el hábito que tanto necesitas para ver la vida con otros ojos.


Etiquetas: