-------------------------------------
3 consejos para tener tolerancia al fracaso

3 consejos para tener tolerancia al fracaso

- Por

Tolerancia al fracaso:  El fracaso es algo con lo que todos tenemos que enfrentarnos y es mejor estar preparado para afrontarlo. Todas las profesiones y actividades en la vida tienen sus diferentes grados de dificultad y sus propias maneras de catalizar el estrés y las dificultades propias del trabajo.

¿Como tener tolerancia al fracaso?

Tal vez tu responsabilidad no se equipara a la de un piloto de aviación o un médico cirujano -o tal vez sí-, pero lo cierto es que a todos, lo que hacemos nos hace sentir como si así fuera.

Para triunfar necesitas hacerte tolerante al fracaso. Al respecto de ello, la especialista Addison Duvall asegura que  forma parte del proceso de acondicionamiento de cada quien. Duvall opina que los errores que se cometen en el trabajo

“pueden resultar interesantes y no en fracasos absolutos, la confianza crecerá y finalmente se superará la sensación de fatalidad  para mostrarse sólo como un mero bache en el camino, pues no hay nadie que no haya pasado por ahí”.

1. Erradicar las actitudes negativas

Pero sólo se puede aprender del fracaso cuando existe una clara conciencia de que se ha caído en él. Si no no existe un proceso de comprensión del fracaso es común reincidir en ellos y este se puede agudizar si además de ello se cae en las siguientes actitudes.

2. Soportar la frustración

No basta basta la pasión, se necesita talento y mucho trabajo para ser un experto en cualquier rama profesional o trabajo, pero también la honestidad para reconocer cuando se es apto para algunas cosas.

Es fundamental  aprender a escuchar las críticas en general y no sólo las positivas, descubrir  qué tipo de reacciones genera tu trabajo y adquirir experiencia con base en lo que opinan los demás.

Resulta fundamental también aprende a criticarse a sí mismo, aceptar las deficiencias que se puedan tener  y ser, en la medida de lo posible, justo con la opinión propia. No trabajar pensando en el reconocimiento, la fama o la fortuna, sino en cómo mejorarlo y potenciar los alcances creativos. Lo demás vendrá como consecuencia de la buena labor. Diversificar las actividades que se realizan y encontrar otras especialidades  es también una buena manera de enfrentar el fracaso creativo.

tolerancia al fracaso

3. Tolerar el fracaso en la creatividad

Todas las profesiones tienen sus diferentes grados de dificultad y sus propias maneras de catalizar el estrés y las dificultades propias del trabajo. Si bien tu responsabilidad creativa no se podría equiparar con la de un piloto de aviación o un médico cirujano, lo cierto es que los niveles de exigencia de clientes y superiores jerárquicos te pueden hacer sentir como como así fuera.

Por otra parte, también es necesario aprender del fracaso para no caer de nuevo en errores como los siguientes.

No innovar creativamente

El diseño y la creatividad visual requieren de ideas frescas permanentemente, de reinventarse y de adquirir nuevos conocimientos, no te detengas y haz que tu camino y pensamientos se renueven siempre.

Tener mala actitud

Un buen trato, pedir las cosas de buena manera y saber conducirte con respeto son la llave de un trabajo creativo en armonía y, por lo tanto, con los resultados esperados.

No hacer equipo

Otro aspecto de vital importancia consiste en la capacidad de relacionarte con los demás para cumplir con los objetivos planteados. Es una habilidad que vale mucho la pena desarrollar.

No trabajar con celeridad

Los clientes esperan que entregues a tiempo y que lo hagas en plazos breves. Hay muchos que incluso
son más impacientes y preferirán ir con la competencia.

Ser impuntual

La impuntualidad es otro factor determinante en la toma de decisión por parte de un cliente para optar o
no por tu oferta. Nunca llegues tarde a cita alguna ni tengas retrasos en tus entregas. Nunca.

No ser cuidadoso en tu trabajo

La presentación, la limpieza en la entrega, el cuidado con los detalles de formato y demás aspectos son
muy importantes al momento de hacer cualquier presentación o entrega, no lo olvides nunca.