Si no dejas de hacer esto nunca tendrás un Feliz Año Nuevo

Si no dejas de hacer esto nunca tendrás un Feliz Año Nuevo

- Por

Feliz año nuevo ¡Feliz año nuevo! FELIZ AÑO NUEVO. Esta es la frase que más escucharemos hoy, sin embargo ¿Qué significa en realidad tener un feliz año nuevo?

Este mes las redes sociales se llenaron de memes y mensajes en los que las personas insultaban el año 2018 y deseaban que se fuera rápido. Muy humorístico el asunto, pero lo que las personas no han querido entender es que el humor en realidad está revelando partes importantes de nuestra personalidad y formas de relacionarnos con el mundo.

Todo esto solo me deja una pregunta, ¿En realidad lo malo fue el 2018 o fue nuestra actitud? Pensando en esto, hoy quise escribir esta reflexión.

Cómo hacer que el 2019 en realidad sea un feliz año nuevo

Feliz año nuevo

Fuente

Lo primero que diré es que, nuestra actitud es la que determina nuestra vida. Esto suena a un cliché absoluto, pero vale la pena recordarlo porque es cierto. Si nos empeñamos en ver todo desde la negatividad es apenas lógico que todo lo que vivamos sea negativo.

Deja de echarle la culpa al año, al mes, al día, a la sorpresa, a la incertidumbre, a tu pareja, a tus hijos, a tu mamá, al perrro, etc…, siempre habrá alguna víctima a la que podemos echarle la culpa. Pero, te tengo una noticia ¡Eso no solucionará nada! la solución está en tus manos y es aceptarte tal y como eres, incluidas tus zonas oscuras. Este será el primer paso para entender que nadie tiene la culpa de nada de lo que te pasa, tú eres el único responsable de cómo te sientes y cómo reaccionas frente a lo que te pasa.

Fernando González, un escritor que amo, decía que no hay nada que esté al azar en el mundo, todo es una consecuencia inevitable de algo. Esto significa que sin importar cuál sea tu condición actual, algo hay en el pasado o en el presente que determina lo que estás viviendo hoy. Algunos le llaman Karma y otros destino. Lo importante de todo esto es reconocer que lo que estoy experimentando no solo tiene un por qué, sino un para qué, aceptar y asimilar esto, puede facilitarte mucho tu proceso de evolución espiritual. ¡Deja el papel de víctima y empieza a aceptar tu compromiso con la vida!

Deja de romantizar la felicidad, la felicidad no depende de lo que pasa o deja de pasar, la felicidad depende de lo que somos. Otra vez aparece la actitud como detonante de la belleza del mundo. Creo que la felicidad se parece mucho a la gratitud, a aceptar la realidad con todo lo que esta implica. La felicidad no tiene que ver con nunca tener problemas, o con que todo se nos dé a pedir de boca. La felicidad es más profunda que eso, tiene que ver con saber vivir la vida desde todos sus matices, aceptar con igual actitud lo que nos gusta y lo que no, porque siempre habrá cosas que no esperábamos, y lo más mágico de todo el asunto es que son precisamente esas cosas las que más nos enseñan en la vida.

Deja de juzgar a los demás y de creer que todo es blanco o negro, y que tienes muy claros los conceptos del bien y del mal. Acepta que todos estamos en construcción y que lo que hoy parece una tragedia, puede ser el detonante para que alguien encuentre su camino. Acepta que todo lo que siente el otro también lo sientes tú y dejarás de ser un enemigo de la humanidad, para convertirte en humano.

Un nuevo año, siempre será una linda oportunidad para empezar de cero, dejando todo lo que ya no nos sirve para poder construir lo que si queremos.

Deja de llorar por lo que pudo ser y no fue, deja de aferrarte a la idea de controlarlo todo, deja de juzgar a los demás según tus prejuicios, deja de creer que eres el dueño de la verdad, deja de creer que el universo entero se debe arrodillar ante tus caprichos, deja fluir y verás como la vida se vuelve una aventura apasionante.

¡Y muy importante! Espero que no se te olvide, para tener un feliz año nuevo, primero te debes revestir de felicidad tú.

¡Gracias por leer hasta aquí y por acompañarnos en este año de curiosidades, aprendizajes y mucha diversión!

¡En Soy Curioso no seríamos nada sin ustedes!