Después de observar como un hombre conduciendo un auto, que pitaba desmedidamente detrás de otro que se encontraba parqueado mientras su conductor hablaba por su celular, y que al momento de en que este descendió de su vehículo, el hombre que pitaba ya enfurecido, decidió que arrastrar al otro conductor con su carro, era su forma  de ajusticiar la razón por la cual no podía moverse.

Esto me llevó a pensar que si bien, la rabia es una emoción normal y que en ciertos casos puede darte un impulso para dar un salto a otro nivel o lograr algunas metas, en otros casos puede llevarte a tomar las peores decisiones.

Ciertamente esta emoción hace parte de la vida, sin embargo cuando se sale de control, podemos ver es puede ser la causante de las peores tragedias.

Mientras me encontraba en las afueras de un colegio de primaria y secundaria, presencié otro caso en donde la rabia fue la reina del lugar. Chicos que apenas están conociendo sus emociones un poco más a fondo, pensaron que desquitar su rabia fuera del colegio usando armas corto-punzantes era lo más «cool».

Y al escuchar los comentarios de algunos adultos que se encontraban alrededor del colegio como:

«Esto ha pasado siempre»

«Las riñas son algo normal en los adolescentes»

«hay que dejarlos que desfoguen su rabia»

Esto me hace pensar que hemos recibido un mensaje equivocado respecto al manejo de la rabia, así que creo que estos 25 consejos serán de gran ayuda para equilibrar esta emoción.

controla la ira

1. Cuenta atrás

Cuenta hacia atrás (o hacia arriba) hasta 10. Si estás realmente enojado, comienza a partir de 100. En el tiempo que te lleve contar, tu ritmo cardíaco disminuirá y tu ira probablemente disminuirá.

2. Toma un respiro

Tu respiración se vuelve más superficial y se acelera a medida que te enojas. Invierte esa tendencia (y tu enojo) respirando lenta y profundamente por la nariz y exhalando por la boca durante varios momentos.

3. Ve a caminar

Esto puede ayudar a calmar los nervios y reducir la ira. Sal a caminar, anda en bicicleta o golpea algunas pelotas de golf. Cualquier cosa que haga bombear tus extremidades es bueno para tu mente y cuerpo.

salir a caminar

4. Relaja tus músculos

Relaja lentamente varios grupos de músculos en su cuerpo, uno a la vez. A medida que tensa y libera, respira lenta y deliberadamente.