-------------------------------------
Aprende a pedir disculpas de forma asertiva

Aprende a pedir disculpas de forma asertiva

- Por

Aprende a pedir disculpas: ¿Nada fácil no? Equivocarnos hace parte de nuetra humanidad, sin embargo disculparse sinceramente parece que fuera de «extraterrestres», puede ser que no sepamos como hacerlo o simplemente no vemos la necesidad de hacerlo.

Aprende a pedir disculpas honestas

Herir, lastimar u ofender a otra persona puede pasar, queriendo o no queriendo, eso pasa, pero ¿pedir disculpas? en muchas ocasiones pasa con dificultad y digo con dificultad porque se pueden escuchar o pronunciar las palabras mágicas «lo siento», pero en realidad la magia no ocurre, ¿por qué? porque no son sinceras, porque se siente el tinte tonal y expresivo de querer justificar las acciones o las palabras y allí se apaga todo.

Entonces, ¿cómo podemos pedir disculpas de una forma honesta?, aquí 5 tips que te podrían ayudar a conseguirlo, si te lo propones:

1. Pregúntate ¿cómo pides disculpas?

Piensa en un momento en el que cometiste un error y supiste que lo hiciste. Lo sentiste. Sabías que hiciste algo mal, sentías claramente que debías disculparte, y luego lo hiciste. ¿Por qué lo hiciste? Ahora haz tres columnas en una hoja de papel. Escribe algunas notas en la columna «izquierda» acerca de por qué siente que se disculpó.

¿Cuáles son las palabras, sentimientos y pensamientos que le vienen a la mente cuando piensa en esta disculpa?

Ahora trata de pensar en un momento en el que te disculpaste y realmente no querías hacerlo. Donde realmente no lo dijiste en serio. Donde realmente no sentiste que debías disculparte. Donde tu disculpa se sintió forzada por alguna razón. Donde su disculpa se sintió innecesaria porque sentiste que sus intenciones eran correctas, al menos.

Ahora vuelva a escribir algunas notas en la columna «izquierda» acerca de por qué siente que se disculpó esta vez.

¿Qué te llevó a compartir «lo siento»?

¿Y qué tal un momento en el que nunca te disculpaste, pero sientes que podrías haberlo hecho?

2. Reflexiona cómo los demás se disculpan contigo

Ahora pensemos en un momento reciente en el que alguien se disculpó contigo y fue genial escucharlo. En la segunda columna, escribe algunas notas sobre lo que sientes que llevó a esta persona a disculparse. ¿Por qué sientes que esta persona te pidió perdón? ¿Por qué te resonó esa disculpa? ¿Cuáles son las palabras, sentimientos y pensamientos que le vienen a la mente cuando piensa en esta disculpa?

Ahora intentemos pensar en un momento en el que alguien se disculpó contigo y realmente no se sintió bien. Donde no sentiste que la persona lo decía en serio. Donde la disculpa de la persona se sintió forzada por alguna razón. Ahora vuelva a escribir algunas notas en la columna dos sobre por qué siente que la disculpa de esta persona no fue tan significativa. ¿Qué hizo que el “lo siento” de esta persona se sintiera menos efectivo o menos sincero?

¿Y qué tal un momento en el que alguien podría haberse disculpado contigo, pero en realidad nunca lo hizo?

3. Comprende por qué te disculpas

Para hacer una buena disculpa, primero querrá comprender bien dónde te equivocaste.

El arrepentimiento es un elemento clave de las disculpas efectivas, pero probablemente le resulte difícil expresar un arrepentimiento sincero cuando no sepa lo que se arrepiente de haber hecho.

“Lamento todo lo que hice mal”, y las disculpas genéricas de manera similar suelen ser bastante planas, pero también pueden generar más conflictos.

Es posible que recordar su error no se sienta tan agradable, especialmente cuando sabe que lastimó a alguien. Si ya se siente culpable o decepcionado de sí mismo, es posible que incluso evite pensar en ello por completo.

Sin embargo, recuerde: no importa lo mal que se sienta, es probable que la otra persona se sienta peor. No reconocer su dolor les provoca una mayor injusticia.

aprende a pedir disculpas

4. Ahora empieza con «Lo siento». Período.

Las disculpas que contienen calificativos o justificaciones generalmente no harán el trabajo. Cuando racionalizas tus acciones, básicamente le estás echando la culpa a otra persona. Esto envía el mensaje de que no cree que haya hecho nada malo y le da a tu disculpa un tono de superficialidad. Incluso las justificaciones honestas pueden negar la sinceridad de una disculpa a la que realmente te refieres.

5. Asumir la responsabilidad de tus acciones

Reconocer tu error puede ser de gran ayuda para transmitir el remordimiento, pero no te detengas ahí. Una disculpa sincera también implica empatía por la persona a la que lastimaste, y es importante reconocer el dolor que causaron tus acciones. (Aquí es donde será útil una buena comprensión de sus acciones).

6. Concéntrate en el impacto de tus acciones, no en tu intención

Seguro, no tenías la intención de lastimar a nadie. Aún así, al final del día, tu intención a menudo importa menos que el impacto de tus acciones.

La persona a la que hiciste daño merece la oportunidad de compartir sus propios sentimientos, por lo que reconocer el impacto de tu error a menudo implica escuchar con empatía . Esto puede resultar incómodo, pero es un paso importante para mostrar remordimiento.

7. Toma medidas para enmendar las cosas

Las disculpas efectivas implican un esfuerzo por comenzar a reparar la situación. En otras ocasiones, es posible que deba preguntar: «¿Qué puedo hacer para arreglar las cosas?» Luego, demuéstrales que realmente te arrepientes de tus acciones haciendo lo que te piden.

8. No exageres

En términos generales, la disculpa debe ajustarse al error. Las reparaciones excesivas o el comportamiento que va más allá de lo que le pidieron podría ayudar a aliviar tu culpa, pero no necesariamente tendrá ningún beneficio para la persona a la que agravió.

Incluso podría llevarlos a dudar de tu sinceridad; después de todo, no escuchaste su solicitud.

Fuente