El movimiento #Metoo y el suicidio de Armando Vega Gil. ¡Alarmante!

El movimiento #Metoo y el suicidio de Armando Vega Gil. ¡Alarmante!

- Por

Este lunes a horas de la madrugada se confirmo el anunciado suicidio de Armando Vega Gil quién, durante sus últimos días enfrentó una acusación anónima de abuso a una menor de 13 años.

En SOY CURIOSO, traemos la noticia de una forma diferente.

¿Qué sucede tras el polémico suicidio de Armando Vega Gil?

suicidio de Armando Vega Gil

Fuente

Los sucesos terminaron en tragedia, para la familia del bajista y fundador de la conocida banda Botellita de Jeréz; sus compañeros, amigos y un gran número de celebridades que hoy lamentan su muerte.

Pero, ¿cómo comenzó todo esto? es una problemática más profunda que no debemos ignorar, ni pasar por alto o tomar a la ligera.

¿Qué es #Metoo?

El movimiento virtual #Metoo, es una tendencia que se volvió viral y que nació como un hashtag en redes sociales, por medio del cuál se denuncia rompíendo el silencio en casos de abuso y violencia.

Se inició en octubre de 2017, desde entonces el hashtag ha sido utilizado por más de 500 000 personas, entre ellas muchas celebridades.

suicidio de Armando Vega Gil

Fuente

Pero, ¿hasta qué punto este movimiento se usa cómo un medio de encontrar empatía, saber que no estás sólo, romper el silencio o hallar alguna paz?

¿En qué punto pasa a ser un movimiento justiciero que, sin ninguna prueba o sin la cobertura de la ley, ha ido tras ciertas personas con todo el odio que estamos acostumbrados a ver en redes, y llegar al punto de dañar y acabar con la vida de una persona?

La cacería de Armando Vega Gil

En una lista de famosos acusados de abusos dentro del movimiento #MeTooMúsicosMexicanos apareció el nombre de Armando Vega Gil, integrante de la agrupación musical Botellita de Jeréz, una acusación anónima, que por lo tanto no está respaldada por ninguna prueba y bajo la cuál se inició todo el odio virtual que se vertió inclemente sobre el músico.

Vega Gil hizo algunos comentarios en redes, en respuesta a todo el acoso y odio que estaba recibiendo; tratando de quizás, plantar su posición, hacerse escuchar o vaya a saberse qué cruzaba por su mente.

Estas fueron sus palabras, y el anuncio de sus firmes intenciones de quitarse la vida, lo cuál terminó haciendo, lamentablemente.

#MeToo ¿Justicieros sin ley o un grupo de apoyo?

Ahora bien, aunque no podemos culpar al movimiento #MeToo del lamentable suicidio de Armando Vega Gil, la realidad es que la denuncia anónima, la reacción de odio del grupo y aún peor la reacción que tuvieron luego de darse a conocer el fallecimiento del cantante; no ayudan para nada a legitimar la lucha en contra del abuso y la violencia, por el contrario, le han quitado credibilidad y estatus ético y humano.

El hecho de que el movimiento #MeToo se pronunciara con respecto a la muerte de Armando Vega, con comentarios cargados de odio y veneno, que seguramente la familia y conocidos del cantante leyeron.

No ha hecho más que poner bajo el ojo de la lupa la credibilidad de este movimiento y de las verdaderas víctimas de abuso.

suicidio de Armando Vega Gil

Fuente

Estoy segura que cientos y miles de personas que han usado el hashtag con el propósito de denunciar casos de abuso, lo han hecho de forma sincera.

Se han denunciado familiares, maestros, gente del común; pero a la hora de aparecer la denuncia sobre una figura pública, la reacción no es la misma; el acoso y odio que se levanta en contra de los acusados es imparable y, al parecer para Vega fue devastador.

Pero, ¿es justa ésta reacción? Sabemos que existe en redes muchas mentiras circulando, personas que desean llamar la atención con vídeos ficticios, bromas pesadas, noticias falsas, etc.

¿Hasta qué punto se puede creer ciegamente en lo que alguien dice anónimamente acerca de la honradez de una persona?

¿Por qué las denuncias anónimas?

Si se decide denunciar y romper el silencio sobre un caso de abuso, debe existir un conducto regular. Deben haber ciertos parámetros bajo los cuáles las víctimas se cobijen y protejan.

Después de todo, la idea es encontrar justicia, eliminar el abuso y mejorar el mundo para todos. ¿O no?

Entonces, ¿Cuál es el propósito de una denuncia anónima? ¿Es valida una acusación sin ninguna prueba? ¿No es igual de importante la vida de un hombre que la de una mujer?

Una denuncia de abuso debe tomarse en serio, no por un grupo de acosadores virtuales, que fácilmente pueden llegar al linchamiento físico e incluso asesinato en nombre de una justicia que no está amparada por la ley.

Debe denunciarse ante la ley, procediendo como se dicta, presentando pruebas, dando la cara, alzando la voz. ¿No es ese el punto de romper el silencio?

Todo este desastre se hubiera evitado si se fuera un poco más sabios, un poco menos iracundos, si pensáramos un poco en qué haría si fuera mi vida y mi reputación la que estuviera en juego. O la de mi padre, mi hermano o mi novio.

Qué decir del suicidio de Armando Vega Gil

En cuanto a la reacción y decisión que tomó Armando Vega de quitarse la vida, sólo queda decir que, realmente no valía la pena.

Por el lado que lo veas, no mandó un mensaje correcto. No sabremos y quizás nunca entenderemos las razones, pero no fue la solución.

No podemos dejar que nuestra vida se acabe por un pleito virtual que se nos viene encima; ahora son tan comunes este tipo de reacciones de odio y violencia en redes.

Vega no es el primero, y quizás no sea el último en actuar de esta manera frente al odio y el acoso virtual. Pero es una clara señal de que debemos empezar a cambiar y eso está muy claro.

suicidio de Armando Vega Gil

Fuente

Reflexión final

La idea de esto no es el odio; no es ir en contra del movimiento #MeToo, tampoco ajusticiar bajo mano propia a diestra y siniestra; mucho menos juzgar el suicidio de Armando Vega Gil; pero tampoco alentar a enfrentar las situaciones de esta forma.

Es necesario entender que vivimos en un mundo virtual, del cuál aún no medimos sus dimensiones y que cada vez se vuelve más importante en la vida de las personas, tristemente.

Es una responsabilidad de cada quién la información que lanzas al mundo por los medios virtuales, la forma en que reaccionas ante lo que ves en redes y la forma en la que quieres enfrentar los momentos más oscuros de tu vida.

¿Quieres generar más odio? o ¿quieres cambiar lo que a voces gritas que está mal?

Tenemos el poder en nuestras manos. Un poder de amor, unión y paz; o un poder de odio, sangre y destrucción.

Es nuestra decisión cómo queremos llevar nuestras vidas y cómo queremos terminarlas.

Tu valoración: ¿Qué te ha parecido el artículo?
Cargando...