------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP
Romper un mal hábito: 5 formas efectivas de lograrlo

Romper un mal hábito: 5 formas efectivas de lograrlo

- Por

A veces lo que necesitas en tu vida son pequeños cambios, hoy te compartimos 5 pasos efectivos de como romper un mal hábito para que conquistes todo lo que deseas.

En SOY CURIOSO, las mejores recomendaciones para ti

Como romper un mal hábito: 5 pasos de una estrategia efectiva

Si te estás sintiendo estancado y tus objetivos cada días están mas lejos, es momento de reflexionar sobre tus hábitos, pues es ahí donde puede estar la respuesta que estás buscando.

Quizá eres de esas personas que persiguen grandes sueños, haz trabajado por años por conseguirlos y estás a punto de abandonar, frena tu intención de desistimiento, echa un vistazo a estos 5 pasos de la estrategia que te ayudarán a cambiar tu vida para siempre.

romper un mal hábito

1. ¿Qué son los hábitos?

Los hábitos son las acciones, interpretaciones, pensamientos, interacciones, emociones y estados de ánimo que tenemos incorporados en nuestra forma de actuar recurrente y obvia. Son la primera opción que nos deviene ante lo que sucede y, a veces, la única forma de actuar que conocemos.

Es por esto que todo lo que hacemos no siempre es elegido. Es más bien un automatismo aprendido en algún momento de la vida y que repetimos sin carácter crítico o consciente. Esto es debido a que la energía es escasa y depende de varios factores reponerla; adicionalmente el cerebro busca ahorrar energía para conservarla y utilizarla en situaciones donde “no estamos frente a lo obvio”, por ejemplo es situaciones de riesgo.

El cerebro busca ser óptima en la utilización de recursos.

Se ocupa de sobrevivir en el corto plazo, y no de tu felicidad. Es por esto que necesitas revisar tus hábitos para que sean funcionales a tus deseos.

2. Diseñando hábitos: 3 elementos clave para lograrlo

Aviso

La forma como el cerebro asume una situación y nos envía un aviso para que actuemos como se ha hecho anteriormente.

Costumbre

El hábito se construye asumiendo acciones concretas. Se trata de accionar la mente y los movimientos corporales, de tal forma que afecte positivamente el accionar emocional y por tanto los estados de ánimo sean modificados.

Resultado

Accionar un hábito es el camino, el resultado que obtienes es lo que vale la pena que entiendas ya mismo, la recompensa de un hábito sano aplica en tu área psicológica y emocional primeramente y se refleja en tu estado físico inevitablemente.

Si la recompensa es significativa y llena de sentido para ti, el cerebro entiende que ese accionar desde ahora se registrará como “la forma obvia de actuar”. Ya no buscará nuevos caminos u opciones, el cerebro hará “eso”, y si repite no gastará demasiada energía (que es su objetivo) ante situaciones similares. La pregunta es: ¿siempre será funcional actuar así?

Es tu responsabilidad revisar tus hábitos, no del cerebro.

Él repetirá los hábitos aunque sean disfuncionales ya que en algún momento fueron funcionales a tu cometido. El cerebro no comprende que el contexto ha cambiado, pero tú conciencia puede hacerlo con el fin de diseñar un hábito que sea funcional y adaptado a la nueva realidad en la que te encuentras.

Para cambiar un hábito debes desafiarlo con acciones sostenidas por un tiempo prolongado: según estudios en neurociencias, en veintiún días puedes literalmente cambiar tus hábitos (cambia tu cerebro/biología).

romper con un mal hábito

3. Cambio de Hábitos

Para cambiar un hábito debe ser reemplazado el cuerpo, dejar un mal hábito atrás no es nada fácil, el cerebro nos lleva siempre a repetir. Es y será siempre su primera opción, y te hará caer en su “trampa” varias veces hasta que grabes un nuevo hábito, que será luego la primera opción.

Es por esto que la consciencia es clave, tener registro de lo que sucede dentro de uno mismo y en los hechos externos.

Según estudios en Neurociencias, los hábitos se comportan igual que las adicciones desde la perspectiva biológica. La Universidad de Michigan ha presentado pruebas sobre esta hipótesis. Por ende tu cuerpo “estará en abstinencia” cuando no realices tu hábito aprendido.

4. Plan de Acción para Cambiar Hábitos

El proceso aquí detallado no asegura resultados, pero asegura que podrás revisar tus hábitos para que puedas llevarlos a niveles de eficiencia muy altos.

Para diseñar tus hábitos debemos contemplar los siguientes elementos:

  • Sistema de creencias: Debes contar con la creencia y la expectativa positiva de creer que los hábitos sí se pueden diseñar.

Y no hablo de CREER en el sentido filosófico, sino desde la perspectiva del convencimiento racional y comprendido. Por ende, si necesitas más ejemplos: busca. Si necesitas entender científicamente: hay mucho material. Si necesitas un especialista: me avisas y buscamos variantes. Si necesitas constancia: pide ayuda o colaboración. En fin, debes actuar sólo si crees que servirá, sino tu antiguo hábito será el “vencedor”

  • Reconocer: Este punto es crucial, se trata de aceptar que lo que haces no es lo que eres. Que no estás determinado por un “soy así”, en realidad haces determinadas acciones. Haces lo que haces porque en algún momento aprendiste cierto hábito que hoy repites.

Tienes que tener la capacidad de poder observarte como bailas en la pista desde el balcón, pero a la vez seguir bailando.

  • Deseo de cambio: tiene que ser un anhelo intrínseco por más imposible que parezca. Estamos hablando de tu genuino deseo, no de las probabilidades. Primero debes ser sincero y declarar-te si realmente es un objetivo a cumplir.

Si deseas crear cambios significativos hay que tener claro que tu deseo por la nueva recompensa y la consciencia de crear un nuevo hábito debe ser mayor que la recompensa que obtienes hoy por mantener el viejo hábito.

  • Señal provocadora: Normalmente es difusa y poco clara la razón que activa el hábito. Hay que invertir consciencia y tiempo en detectarla. Una buena técnica es anotar los momentos en que se ha activado el proceso de acción a cambiar, para luego poder dilucidar el patrón en común entre distintos eventos que llevan al hábito disfuncional.
  • Respuesta Competitiva: Una vez cumplidos los anteriores elementos, el punto de apalancamiento o factor clave está en CREAR una nueva Recompensa ante la misma Señal para que compita con la que deseamos abandonar. Suena fácil pero tiene que ser un motivador o reforzador positivo muy simbólico e intenso para que el cerebro comprenda que el antiguo hábito será reemplazado y/o mejorado.

Sobre las recompensas es importante recalcar que puedes auto-recompensarte. Genera momentos y eventos luego de cumplir con lo que deseas. Es el camino para lograr potenciar un hábito deseado.

Loading...