-------------------------------------
Héroes de 4 patas, te conmoverán estas dos historias de valientes peludos

Héroes de 4 patas, te conmoverán estas dos historias de valientes peludos

- Por

Vidas cortas pero largas demostraciones de fidelidad y amor, así son estos héroes de 4 patas que aunque no «hablen», nos regalan grandes enseñanzas de vida.

En SOY CURIOSO, historias de amor

Héroes de 4 patas, historias conmovedoras

Salty, un perro guía que se convirtió en héroe

Salty es un labrador retriever dorado que protagonizó uno de los episodios más conmovedores durante el famoso 11 de septiembre en Nueva York.

Su dueño, el colombiano Omar Eduardo Rivera, es ciego; Salty su lazarillo. Rivera trabajaba en la torre 1 del World Trade Center. Ocupaba su puesto de trabajo cuando el primero de los aviones impactó contra el edificio.

Salty reaccionó con nerviosismo mientras se escuchaban gritos por todas partes. Luego, desde el pasillo, ladró con fuerza. Rivera sintió como si lo estuviese llamando para que evacuaran. Así que se aproximó al perro, quien paso a paso lo fue conduciendo por los 71 pisos del edificio que tenían que atravesar hasta llegar a la calle. Una vez allí, el edificio se desmoronó.

Salty guió a su amo hasta tomar el metro y luego hasta la casa. Es una de esas historias de perros que le dio la vuelta al mundo.

héroes de 4 patas

Un acto de valentía

En Punta Arenas, Chile, tuvo lugar otra de esas fantásticas historias de perros que superan la imaginación de cualquier guionista. Se desconoce el nombre del can. Su dueña era una niña de 8 años, que tenía un vínculo muy fuerte con el animalito.

Una mañana, su madre fue a llevar al hermano pequeño de la niña hasta el jardín de infantes. Por eso la pequeña se quedó sola en la casa durante casi una hora.

Un hombre, que acechaba a la niña, aprovechó la situación para llamar al timbre. Entró a la fuerza e intentó abusar sexualmente de la niña, que apenas si pudo defenderse. El perro se lanzó furiosamente sobre el agresor, que en poco tiempo se vio reducido y huyó.

Cuando la madre volvió, la pequeña le contó lo ocurrido. La policía se hizo presente y detectó rastros de sangre del pederasta. Así pudieron establecer su identidad.