------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP
4 Cosas que enojan a tu perro sin que te des cuenta

4 Cosas que enojan a tu perro sin que te des cuenta

- Por

Posiblemente tienes algún comportamiento o cosas que enojan a tu perro. Hoy aprenderemos cómo identificarlos juntos y ayudar a nuestras mascotas.

En SOY CURIOSO, cuidamos de tu mascota como nadie.

4 Cosas que enojan a tu perro y no lo sabías

cosas que enojan a tu perro

Los perros son familiares. Son nuestros fieles compañeros, nuestros devotos terapeutas, nuestros mejores amigos.

Pero, a veces mostramos nuestro amor por ellos de una manera que podría estar haciendo que los miembros más peludos de nuestra familia se sientan incómodos, confundidos o totalmente molestos.

Por supuesto, hay excepciones a cada regla, pero para mantener la mejor relación con tu perro, es mejor evitar hacer estas 4 cosas que enojan a tu perro y seguramente has hecho sin saberlo.

1. Mostrar afecto abrazando

Si bien muchos perros toleran ser abrazados, y a algunos se les ha enseñado a devolver el abrazo, el acto de abrazar a alguien que amas y apretar fuerte es un concepto totalmente extraño para nuestros amigos de cuatro patas.

En el mundo de los perros, a menudo se considera amenazante colocar una pata o presionar el cuerpo contra la espalda de otro perro.

Si bien puede parecer que su perro ama tus tiernas caricias, es posible que no responda tan bien a los demás que le ofrecen el mismo abrazo.

Del mismo modo, aunque puedes estar acostumbrado a abrazar a tu propio perro, es mejor evitar dar abrazos a los perros que no conoces.

Aunque los signos pueden ser sutiles, sabrás que un perro se siente incómodo con los mimos: su cuerpo o boca se tensan, incluso levemente, si baja la cabeza como si estuviera agachado, si tiene las orejas hacia atrás o si intenta dar la espalda.

En lugar de mostrar amor con un abrazo, los perros a menudo disfrutan de que les rasquen y acaricien el pecho o la espalda, algunos pueden disfrutar de que les masajeen las orejas, y otros piensan que un juego de tirón, búsqueda o el lanzamiento de un sabroso manjar es el mejor espectáculo de afecto.

jugar con el perro

2. No hablar su idioma

Como humanos, nuestra naturaleza es comunicarnos a través del habla, por lo que es natural que tratemos de comunicarnos con nuestros perros de la misma manera. El único problema: ¡los perros no hablan nuestro idioma!

Sí, se puede enseñar a los perros a comprender ciertos comandos de voz: sentarse, quedarse quieto, pero hay un lenguaje que entienden mucho más claramente: el lenguaje corporal.

La capacidad innata de un perro para comprender el lenguaje corporal es parte de lo que los convierte en compañeros tan increíbles. Solo estando cerca de nosotros, saben si estamos felices, estresados, asustados, tristes, sin que pronunciemos una palabra.

Debido a que los perros se comunican entre sí a través de su lenguaje corporal, la forma más efectiva de comunicarse con ellos es la misma. En lugar de entrenar a tu perro usando solo comandos de voz, agrega señales de mano. Descubrirás que tu perro responde mucho más rápido y aprende mucho más cuando el lenguaje corporal se incorpora al entrenamiento.

Y, no lo olvides, tu perro ha hecho un hermoso trabajo al aprender su lenguaje corporal, por lo que es importante que también aprendas el suyo.

¿Cómo le cuelgan las orejas cuando está relajado? ¿Qué hace su cola cuando está emocionado? ¿Cómo se aguanta la boca cuando está nervioso? Tu perro se comunica constantemente contigo, por lo que es importante que aprendas su idioma.

cosas que enojan a tu perro

3. No le permites explorar

Si bien es importante que un perro sepa cómo caminar bien con una correa, también es importante que pasear sea divertido y agradable.

Es fácil, después de un largo día en la oficina, pensar en la caminata diaria de nuestro perro como una tarea. En ese estado de ánimo, los padres de mascotas pueden sentirse molestos cuando, en lugar de caminar, sus perros solo quieren detenerse y oler todo.

Pero, ten en cuenta que tu perro ha estado dentro todo el día, solo esperando que regreses a casa y lo lleves a esa caminata diaria, ¡lo más destacado de su día!

Los perros ven el mundo a través de sus narices. Cuando pasas por lo que te parece un viejo arbusto aburrido, tu perro puede decir, con un soplo, si algún otro perro ha visitado ese arbusto, si estaba sano o enfermo, macho o hembra.

Pueden oler si un conejo ha cruzado la acera por la que caminas. Pueden oler la barbacoa de tu vecino, incluso días después.

Entonces, ya ves, pasear a tu perro es más que solo proporcionarle el ejercicio que tanto necesita. También es una fuente de estimulo mental emocionante, interesante e importante, pero debes reducir la velocidad y dejar que huela.

pasear al perro

4. No mantenerlos entretenidos, ni estimularlos

Quizás una de las cosas más molestas que le hacemos a nuestros perros es no darles algo que hacer. A diferencia de nuestros hijos humanos, ¡tus hijos peludos realmente quieren un trabajo que hacer!

No, no tienes que poner a tu perro a trabajar en el sentido humano de la palabra, no tendrás mucha suerte al ponerlo a cargo de vaciar el lavavajillas, pero debes darle algo que haga que lo ayude a gastar energía, es mentalmente estimulante y lo obliga a resolver problemas.

Un trabajo podría ser tan simple como pasar unos minutos al día haciendo un entrenamiento de obediencia. Podría ser darle de comer usando un dispensador de comida o un rompecabezas en lugar de simplemente colocar un tazón.

Como padres y madres de perros, tenemos varias oportunidades a lo largo de cada día para darles un trabajo a nuestros perros. ¿Salir a caminar o dejar comida para que su cachorro coma? Haz que se siente primero (¡voila! ¡Trabajó para ellos!) O bien, un trabajo podría implicar cualquier cantidad de deportes para perros estimulantes física o mentalmente.

Cualquier cosa que haga que su perro se mueva, piense y trabaje puede considerarse como un trabajo, ¡y a los perros les encanta trabajar!

Solo recuerda, de la misma manera que te gustaría que te paguen por un trabajo bien hecho, también lo hace tu perro. ¡El pago para los perros puede venir en forma de golosinas, juguetes nuevos, o incluso elogios de tu parte! ¡Recompense el buen comportamiento y su perro será un excelente empleado!

Una vez que tenga una comprensión más clara de por qué los perros hacen las cosas que hacen y cómo le afecta lo que tú haces, mejorará su relación, se comunicarán mejor y olvidarás esas cosas que enojan a tu perro.

Loading...