------------------------------------- --------------------------------------------------------------- POPUP MAIL CHIMP
¡Tengo un caniche agresivo en casa! 4 cosas que puedes hacer

¡Tengo un caniche agresivo en casa! 4 cosas que puedes hacer

- Por

Por su tierna carita no creerás en que puedes tener un caniche agresivo, pero puede suceder si no has tomado algunas necesarias para evitar comportamientos poco amables de tu hermoso peludo.

En SOY CURIOSO, educando a nuestros peludos

Un caniche agresivo en casa

Esta raza, caniche es una de las preferidas por las familias en todo el mundo, su ternura y lo juguetones que son los hace ideales para jugar con los niños de la casa. Sin embargo algunos de estos peluditos les da por portarse un poco mal y morder a algunos visitantes o ladran sin parar.

Conoce un poco las características de este hermoso animal y que debemos hacer para ayudarlos a cambiar su comportamiento.

caniche agresivo

1. Características del caniche

Los caniches se presentan en tres tamaños o variantes: el estándar (más de 40 cm y entre 20 y 32 kg), el enano (aproximadamente 30 cm y de 5 a 9 kg) y el toy (menos de 20 cm y unos 3 a 5 kg).

Todos comparten un perfil cuadrado, con un cuello alargado y elegante y una espalda recta. La cola está amputada, pero no es corta, por lo que puede moverse alegremente.

Los caniches tienen tendencia a parecer patilargos, y tienen el hocico alargado combinado con orejas caídas. Se mueven con pasos ligeros y enérgicos.

El pelo es su mayor atractivo. Los perros que compiten en las exposiciones deben tener un corte específico, con zonas con un pelo extravagante junto con otras rasuradas. Estos cortes en realidad se crearon por un motivo: proporcionaban un pelaje grueso sobre las articulaciones y pecho para mantener el calor del perro mientras trabajaba en aguas frías.

Muchos propietarios optan por mantener a sus perros con un corte de exposición o de trabajo, con pompones en la cabeza y cola.

Se puede ver algún caniche con el pelo en forma de mechones, de manera que los rizos apretados forman cuerdecillas similares a rastas.

El pelo del caniche será apretado y rizado salvo si se cepilla de forma vigorosa. Es una raza que sirve para convivir con personas alérgicas, porque su pelo no muda de forma rutinaria, aunque sí se enreda solo. Por eso los caniches necesitan un rasurado o aseo frecuente, ya que los enredos pueden resultar dolorosos. Los colores que se ven con mayor frecuencia son el plateado, el negro, el blanco, el albaricoque y el chocolate.

También aparecen los rojos así como los cremas y los azules. Los colores múltiples, como negro y blanco, no se consideran aceptables para exposición.

caniche agresivo

2. Personalidad

Los caniches son famosos por su inteligencia y fácil adiestramiento. Son perros juguetones, activos, amantes de la diversión y con sentido del ridículo.

Se sienten realizados siendo el centro de atención y pueden desarrollar malas costumbres, como ladrar de forma molesta, si se los ignora o deja solos.

Los caniches más pequeños pueden ser agresivos con las personas que no pertenecen a su familia o con otros perros.

Deberían socializar tempranamente con otras personas y mascotas y es necesaria mano firme en su adiestramiento. Los caniches pueden ser muy protectores con sus familias y hogares.

Cabe recordar que básicamente perros de cacería con atuendos elegantes, y necesitan practicar ejercicio y ser adiestrados para dar lo mejor de sí mismos como perros de compañía.

3. Convivencia

Los caniches son buenos comedores y sus propietarios no deben consentirlos con demasiados premios porque pueden padecer sobrepeso fácilmente. Muchos caniches viven una vida comparativamente larga, puesto que los más pequeños llegan hasta los 17 años, mientras que los estándar tienden a vivir entre 12 y 14 años.

El aseo es parte de la vida del caniche, es necesario rasurarlos o asearlos casi a diario por la tendencia que tiene su pelo a enredarse. El pelo de exposición requieren baños frecuentes, sujeción por medio de moños y flecos en las orejas, así como el aceitado del pelo para evitar que se quiebre. También es importante tener buen pulso con las tijeras.

4. Historia

Aunque se suelen asociar a Francia, el caniche es en realidad de origen alemán, tal vez descendiente del perro de agua francés. La raza se comenzó a criar en el siglo XIX, aunque se tiene noticia de ejemplares anteriores de perros similares a los caniches. La palabra poodle (nombre que recibe en inglés) procede del alemán Pudel, que significa ‘charco’ o ‘salpicadura’.

Los caniches empezaron como perros de cacería y eran especialmente buenos como cobradores de agua. Con su rápida inteligencia y deseo de agradar, se diversificaron como perros amaestrados con compañías de teatro y circo itinerantes. La aristocracia, especialmente en Francia, descubrió esta raza y se deleitó tanto con su personalidad como con su increíble pelo, que podía moldearse de muchas formas distintas.

A pesar de la nueva imagen del caniche como aristócrata elegante y en cierto modo consentido, debemos recordar que se les sigue llamando caniches en Francia y España, que podría interpretarse etimológicamente como ‘perro pato’.

Las tres variantes constituyen una de las razas más populares del mundo. Destacan entre el glamour de las exposiciones, aunque también trabajan como perros guía para ciegos y perros policía.

Compiten en todos los deportes caninos, desde la carrera de Iditarod hasta la conducción de ovejas, pasando por obediencia y agilidad. La primera defensora de la disciplina obediencia de los Estados Unidos, Blanche Saunders, tenía caniches estándar.

caniche agresivo

5. Caniche agresivo, cosas que podemos hacer

Los caniches son buenos perros familiares: divertidos, enérgicos, listos y fáciles de adiestrar. Están en forma cuando hacen mucho ejercicio, tanto mental como físico, y prefieren estar con personas la mayor parte del tiempo por lo que no les gusta estar aislados en su caseta.

  • El miedo es el común denominador:  No es necesario que un perro haya tenido una mala experiencia para que se vuelva miedoso. De hecho, son los perros que menos oportunidades han tenido de socializarse los que se vuelven más temerosos. Así que la socialización es muy importante. Si tu cachorro se acostumbra a ver a la gente, tanto adultos como niños, como ‘proveedores’ de diversión, mimos y golosinas, no tendrá por qué exhibir comportamientos amenazadores.

Para ayudar a que tu cachorro supere sus miedos, deberías exponerle a ruídos y a situaciones tan ‘terroríficas’ para él como pasar la aspiradora, el tráfico o el cartero. Haz que entienda que son parte del día a día.

  • Tu cachorro y el resto de la gente: La gente, ya sean amigos, parientes o extraños, es muy diferente entre sí,  diferentes edades, diferentes aspectos, diferentes tamaños, lo cual puede resultar muy confuso para tu cachorro. Por lo tanto asegúrate de que desde muy pequeño entre en contecto con la mayor cantidad de personas posible. De esta manera, los extraños le parecerán menos raros y aprenderá a calmarse y a ser más confiado. Simplemente no dejes que sus nuevos amigos le agobien con sus muestras de afecto.

También es importante que se acostumbre a los niños. Pocos niños pueden resistir a la tentación de jugar con un cachorro y aunque no tengan la intención de hacerle daño, pueden asustarle. Es una buena idea pasearse con él cerca de una escuela; antes de que te des cuenta los niños se acercarán para hacerle carantoñas. Pero debes tener en cuenta que los cachorros se cansan enseguida, así que es mejor que sus encuentros con la gente sean breves para que tu cachorro tenga tiempo para descansar.

  • Evita que te muerda y dirige su atención a sus juguetes: Antes de que te lo llevaras, tu cachorro estaba acostumbrado a jugar con sus hermanos y hermanas… a morderse entre ellos. Así que cuando llegue a tu casa querrá jugar a morderte a ti. Para conseguir que no te muerda, tendrás que hacer que su atención se dirija hacia sus juguetes.

Debes saber que cuando pases tiempo con tu cachorro, acariciándolo o haciéndole carantoñas, él querrá morderte la mano. Lo mejor es tener siempre a mano uno de sus juguetes. Haz que le resulte difícil morderte la mano cerrando el puño y ofrécele un juguete a cambio, agitándolo alrededor del cachorro. No tardará mucho tiempo en darse cuenta de que los juguetes son mucho más divertidos que el ‘puño gigante’.

  • Tu cachorro sólo aprende lo que tú le enseñas: Debes tener en cuenta que todo aquello que le enseñes a tu cachorro se convertirá en algo normal para él cuando crezca. Así que cuando juegues con él imagínatelo de mayor y juzga si te gusta lo que hace o no. Si empieza a gruñir, o intenta morder la mano que sujeta el juguete, o acosa a un niño pequeño durante el juego, para en seco y márchate con el juguete. Pronto aprenderá por qué se acabó la diversión y no repetirá la acción que ha hecho que el juego se termine.

Si te preocupa algo sobre la conducta de tu cachorro, o te gustaría obtener más información sobre libros disponibles, cursos o clases de adiestramiento, consulta a tu veterinario.

Fuente

Loading...