5 Consejos para eliminar el sentimiento de culpa y llevar una vida más feliz

Por Karla Arango Estilo de vida 122 Visitas
Enviar

El sentimiento de culpa es una de las emociones más perjudiciales para el ser humano. Nuestras emociones positivas y negativas cumplen un papel fundamental en el desarrollo de nuestra vida, en nuestra salud física y mental y en nuestra forma de relacionarnos con el entorno. Muchas personas dirían que el sentimiento de culpa es algo positivo, porque nos ayuda a detectar nuestros errores y a hacernos cargo de ellos. Esto suena maravilloso, sin embargo no siempre el sentimiento de culpa funciona de esta manera, y se transforma en un verdugo que disminuye nuestra calidad de vida. Esta actitud no es sana pues funciona al contrario de lo que creemos, y en lugar de ayudarnos a asumir nuestros errores nos ayuda a perpetuarlos. Si este es tu caso, toma nota de estos consejos para eliminar el sentimiento de culpa y llevar una vida más feliz.

5 Consejos para eliminar el sentimiento de culpa y llevar una vida más feliz

sentimiento de culpa

Fuente

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el sentimiento de culpa está compuesto por 3 factores: Una causa (real o fictitica), la percepción y autoevaluación de lo sucedido. La combinación de estos 3 elementos genera la emoción negativa, y es por esto que es necesario entenderlos para posteriormente sanarlos en nosotros.

1. Abordar la conducta desde diferentes niveles

sentimiento de culpa

Fuente

Con abordar la conducta nos referimos en principio a identificar la causa y determinar si es real o imaginaria. En este punto es determinante tomar consciencia de los hechos y de cómo estos afectan nuestra vida y la de los demás. Ser conscientes del daño, es fundamental para poder repararlo o no recaer en errores similares. El siguiente pasó sería buscar la solución para remediar tu falta en caso de que exista, y de lo contrario tendrás una excelente enseñanza y es que a veces nuestros errores son irreparables.

2. Arrepentirse

sentimiento de culpa

Fuente

El verdadero arrepentimiento parte de tomar consciencia de nuestras acciones y de sus consecuencias. Parte de arrepentirse está en entender tu conducta y en expresar tus emociones de forma verbal para comprenderlas mejor. Esto te ayudará a ser más consciente de cada uno de sus actos y a sopesar sus efectos secundarios.

3. Pedir perdón

sentimiento de culpa

Fuente

El perdón es el ingrediente fundamental para sanar tus emociones. Empieza por perdonarte a ti mismo, y entender que nadie está exento de cometer errores, mira lo sucedido como una lección valiosa y procura que no te vuelva a pasar. Pedir perdón a las personas afectadas por tus conductas no solo te ayudará a sanarte a ti mismo, sino que es un acto de respeto por el otro que lo ayudará a asimilar mejor el daño causado.

4. Liberarse de la necesidad de ser perfecto

sentimiento de culpa

Fuente

El sentimiento de culpa suele arraigarse con más facilidad en personas perfeccionistas que sienten la necesidad de ser perfectos para los demás y que se responsabilizan de las emociones ajenas. En este punto, es preciso entender que nadie es perfecto y que aunque lo que hicimos no está bien, lo hecho, hecho está y lo único que nos queda es remediarlo. Esto te ayudará además a entender mejor a los demás cuando tú seas el afectado por sus errores.

5. Pensar mejor tus acciones

sentimiento de culpa

Para finalizar, lo único que te falta es pensar tus acciones antes de ejecutarlas, con el fin de no llenarte de culpas. Por eso es ideal que de tanto en tanto hagas un examen de consciencia y verifiques si estás actuando del modo adecuado, con respecto a lo que eres. De ser impulsivos a veces no nos quedan sino arrepentimientos.

Esperamos que estos consejos te ayuden a llevar una vida más armónica y libre de culpas.

Comparte este artículo con tus amigos y síguenos en nuestra página de Facebook: Soy Curioso para que disfrutes de todas las sorpresas que tenemos para ti.

También te puede interesar: 10 Consejos para lograr una comunicación asertiva

 

Enviar
Discusión