8 cosas que entendemos cuando somos madres

Por Karla Arango Crianza 223 Visitas
Enviar

Ser madre es un regalo para el que no todo el mundo está preparado. La maternidad es una puerta que se abre y nos lleva a encontrarnos con nosotras mismas a través de otra persona. Tener un hijo es una experiencia transformadora, llena de magia y vida, y aunque tiene sus momentos difíciles nos lleva a entender y sentir cosas que antes ni sospechábamos que existían o que se podían sentir. Por eso hoy en Soy Curioso quisimos traerte este artículo.

8 cosas que entendemos cuando somos madres

1.Nacemos con nuestros hijos

madres

Fuente

Suena muy poético, pero es la verdad. Esto no quiere decir que no tuviéramos vida antes de ellos, lo que implica es que con ellos renacemos a una nueva vida. Desde el momento del embarazo empezamos a ser otras, a sentir diferente. Cuando damos a luz nos estamos iluminando también a nosotras mismas, y conforme pasan los días entendemos que somos nuevas. Lo pasado quedo atrás y ahora el presente y el futuro se iluminan de un modo distinto.

2. Somos más fuertes de lo que pensamos

madres

Fuente

Sí, cuando se nos da el regalo de la maternidad descubrimos de qué estamos hechas. No solo por el dolor que implica dar a luz, sino por todas las situaciones que vienen con ello. Descubrimos que somos fuertes física, mental y emocionalmente, y esa fortaleza nos hace grandes. Descubrimos que somos capaces de todo por amor, y eso en últimas es la verdadera fuerza.

3. El éxito no es como lo pintan

madres

Fuente

Para mí, el éxito es sentirse feliz y realizado con la vida que llevamos. Sin embargo siempre nos han hecho creer que el éxito depende de cosas externas como una profesión o el dinero. Cuando somos madres entendemos que el éxito tiene muchas caras, y que cada uno puede sentirse feliz y realizado a su manera. La maternidad es la profesión más digna de la vida, porque en ella estamos criando seres humanos , somos las encargadas de darle forma a la sociedad.

4. Todo tiene su tiempo

madres

Fuente

Todo tiene su tiempo, y cada tiempo es perfecto. La gente está muy preocupada por saber qué momento es el perfecto para tener un hijo. Si antes de graduarse o después, que si cuando tengamos un mejor trabajo o después porque me va muy bien en mi trabajo. El hecho es que el momento en el que llegue un bebé es perfecto, la vida sucede hoy, nadie tiene la seguridad de qué le depara el futuro y recibir este regalo ahora es lo mejor que te puede pasar. Si tienes la fortuna de tener una vida larga, ya tendrás tiempo de volver al trabajo, o de estudiar. La maternidad es un don y hay que disfrutar de cada una de sus etapas.

5. Entendemos a nuestros padres

madres

Fuente

Lastimosamente solo entendemos a nuestros padres cuando somos padres. Los sentimos más cercanos y entendemos el por qué de muchas emociones, comportamientos y cosas que vimos en ellos y que hasta el momento parecían descabelladas. En ese momento perdonamos sus errores y les agradecemos infinitamente por todo lo que han hecho por nosotros.

6. Amar nunca será un sacrificio

madres

Fuente

Entendemos que no hay mejor forma de amar que cuidando y haciendo felices a quienes amamos, y que esto nos hace inmensamente felices a nosotras. El embarazo, el parto y la crianza nos ponen frente a situaciones que tal vez en otro momento no hubiésemos soportado. Nos empuja a hacer cosas nuevas y todo para brindarle bienestar a nuestra familia. Sin embargo a diferencia de lo que los demás creen, esto para nosotros no constituye un sacrificio, se transforma en una nueva manera de amar desinteresadamente.

7. Nos aceptamos como somos

madres

Fuente

La maternidad le pone fin a algo que nos destruye sin saberlo y es la obsesión por la belleza. Dejamos de preocuparnos tanto por nuestro aspecto y empezamos a apersonarnos de lo que somos. Entendemos que la belleza va mucho más allá de los estatutos sociales, y nos sabemos hermosas con las secuelas de la maternidad. Ahora no tenemos el tiempo para estar en pos de maquillajes y salones de belleza, entonces entendemos que somos bellas por naturaleza, que no hay nada más hermoso que ser naturales y que la verdadera belleza no depende de cosas externas.

8. Queremos ser la mejor versión de nosotras mismas

madres

Fuente

Si hay algo que nos empuje a ser mejores, es la maternidad. Cuando somos madres sabemos que es el momento preciso para ser la mejor versión de nosotras mismas, teniendo en cuenta que hay alguien que mira de cerca todo lo que somos, y queremos ser la guía adecuada y el mejor ejemplo para ellos.

Ser madres es encontrarle nuevos matices a la vida, descubrir la otra cara de la existencia y entender que de todas las formas que tiene de manifestarse el amor, tener un hijo es transformarnos en amor puro.

Enviar
Discusión