Sexualidad infantil: Consejos para conversar mejor este tema con tu hijo

Por Karim Badillo Educacion 81 Visitas
Enviar

Hablar de sexo con comodidad no es una tarea  fácil ya que nos acostumbran a que es un tema tabú. Como es lógico, se vuelve mucho más difícil si se trata de hablar de este complicado tema con un niño.

Pero, a pesar de lo difícil que pueda resultar esta tarea es el deber de todo buen padre llevarla acabo. Debido a esto, es que muchos padres se rompen la cabeza pensando en como hablar de sexo con sus pequeños.

Según la psicóloga Mónica Poblador, especialista en Educación Sexual, la mejor forma de hacerlo es de manera natural, sin tapujos. Pero, como ya dijimos, hablar de sexo con naturalidad con los niños se dice fácil. Por esto,y porque es nuestro deber cuidar de de todos los pequeños del mundo, te damos unos pequeños consejos para que puedas darle a tus hijos una buena educación sexual.

¡Ya no más tabú! Sí se puede tocar el tema de sexualidad infantil

Cómo definir la palabra “sexualidad” a un niño

La mejor definición de sexualidad, que se le puede dar a un pequeño, es la siguiente, según esta psicóloga:  “la sexualidad es la forma en la que cada persona vive, siente y se expresa como persona con respecto a su vida sexual y su cuerpo“.

Con esto nos referimos no sólo al cuerpo y sus reacciones. Sino también  nos referimos a la afectividad y la forma con la que esta persona determinada expresa expresión sus emociones.

Ahora, que tenemos claro este importantísimo concepto, pasemos a la parte díficil: cómo explicarsela a los niños.

Cómo hablar de sexualidad a un niño

Primero que nada hay que recordar que la educación sexual no es únicamente dar información sobre los órganos sexuales y la reproducción. La educación sexual, la buen educación sexual es hablar también de comunicación, de afectividad, de responsabilidad y de placer.

Si sientes que explicarle esto a tus pequeños es demasiado complicado y los confundirá más que cualquier otra cosa ve a lo simple, ahí siempre encontrarás la solución. Puedes decirle a tus niños y niñas que la sexualidad es una de las formas que tenemos las personas para comunicarnos, darnos cariño y placer, y divertirnos juntas.

Como padres, madres, hermanos mayores, hasta tíos y abuelos tenemos que saber, que sexos biológicos hay dos: masculino y femenino. Pero así mismo debemos tener claro que hay muchas maneras de construirse como hombre y como mujer, así mismo hay muchas formas de vivir nuestra sexualidad.

Al hablar de este tema, que a casi todos nos parece algo vergonzoso, no faltará quién se sienta renuente y desee evitarlo. Este fenómeno puede pasarle tanto a los padres como a los niños.  Si este es tú caso aquí te presentamos unas muy buenas razones para no dejar la educación sexual en casa de lado:

  1. Una buena educación sexual sirve para: aprender a conocerse. En otras palabras, hay que saber algo más que ˝qué es la menstruación˝ o ˝˝qué son las poluciones nocturnas˝. Para conocerse de verdad hay que saber cómo somos y cómo funcionamos. Cómo reaccionamos ante las cosas, qué emociones tenemos y cómo las expresamos.
  2. Una buena educación sexual sirve para: enseñar a sus pequeños a aceptarse. El estar a gusto con nuestro cuerpo es un lujo no todos pueden darse, pero deberían.  Hay que estar a gusto con nuestro cuerpo y nuestra forma de ser y actuar.

Si le enseñamos esto a nuestros hijos desde temprana edad estaremos cultivando a adulto que sentirán que hay nadie mejor o peor que ellos, que ellos son maravillosos y únicos por ser como son.

Al mismo tiempo hay que enseñarles a respetar la sexualidad todo el mundo. Ya que, como ellos el resto de los seres humanos son únicos y peculiares. Por lo tanto, no hay tal cosas como los hombres son verdaderos hombres y todas las mujeres verdaderas mujeres.

  1. Una buena educación sexual sirve para: entender que hay muchas formas validas de expresar nuestros deseos y el afecto. De esta manera, aunque no lo creas, los niños pueden entender a su manera que nuestro ser erótico va variando a lo largo de las etapas de la vida.
  2. Una buena educación sexual sirve para ser felices: Quizás te pueda parecer un objetivo ambicioso e ingenuo. Pero, la verdad sea dicha, como padres y madres, no podemos, ni queremos aspirar a menos.

Lo importante dentro de todo esto es que tus hijos te respeten y vean como padre pero también como amigo. Si logran ese paso tan difícil tendrán la batalla ganada pues cuando ellos quieran experimentar lo van a consultar con ustedes.

En SoyCurioso…

Recuerden que queremos brindarles el mejor contenido para su entretenimiento e inspirarlos a ser una mejor persona con nuestras publicaciones.

Enviar
Discusión